especial 1k

13.8K 694 861
                                    

imagina: armin está en shock, aún no puede creer que hayas muerto.

...

Tocó la mejilla fría de la muchacha mientras dejaba salir sus lágrimas de manera desconsolable. Soltó un gritó de dolor, tomando el cuerpo devorado a la mitad de (n) y lo abrazó con fuerza, deseando con tantas ganas de que volviera a la vida, que le sonriera, que le dijera que estaba feliz de que él estuviera con vida y a salvo, que lo abrazara y besara con mucho amor.

Pero sabía que nunca iba a suceder, ya se había ido para siempre.

—Armin... —Sasha colocó su mano sobre el hombro del chico y acarició este levemente. —Vamos, tienes que dejarla.

Él se negó, quería seguir a su lado, no quería abandonarla.

—No... —Jadeó.

—Por favor, Armin... Ella ya murió, tienes qu—

—¡No es fácil, ¿Ok?! —Exclamó, frunciendo el ceño, enojado. —¡Ella... Ella ha estado conmigo desde hace mucho... Siempre podía contar con (n)! ¡La quiero devuelta! Quiero ver su sonrisa otra vez, quiero oír su voz... Quiero... poder besarla de nuevo. —Chilló, aferrándose más al cuerpo de su difunta novia.

Sasha, Jean y Connie veían con pesar a su amigo. Tenían en claro que no iba a ser nada fácil para el muchacho, le iba a costar bastante poder superar a su mejor amiga y primer amor de por vida.

—Separen al chico del cadáver. —dijo la mujer mayor a través de la tela que cubría su boca.

—Pero—

—Es una orden. —musitó, echándole a los tres una mirada que los puso rígidos en segundos. Ellos asintieron rápidamente y tragaron saliva, acercándose al rubio.

Jean tomó los brazos de Armin mientras que Sasha lo agarraba por el torso. Ambos comenzaron a hacer fuerza para separarlo de la mitad superior del cuerpo de (n). Por otro lado, Connie alejaba el cuerpo de su amiga de Armin, quien suplicaba que lo soltaran para volver a estar junto a su amada.

Fue duro para ellos verlo tan destrozado, pero continuaron con su labor, sosteniéndolo sin importar cuánto esfuerzo hacía para liberarse.

Después de ciertos minutos, Armin dejó de moverme, ya no hacía nada para poder salir de los brazos del par. Sólo veía como llevaban a la chica junto a los demás cuerpos, recordando cada momento de su vida junto a ella, lo feliz y amado que siempre lo hizo sentir.. sin duda una de las cosas que más le haría falta de (n) sería eso.

—No pude protegerla. —jadeó. —Es mi culpa.

—No tuviste la culpa de nada, Armin... Fueron los malditos titanes que causaron su muerte, no te culpes por algo que no hiciste. —masculló jean, evidentemente resentido con los monstruos gigantes.

—Pe-pero—

—Armin, sé que (n) no querría que te echaras la culpa, así que deja de hacerlo. —intervino Sasha. —Ahora está en un lugar mejor, puede descansar en paz... Hay que ser fuertes por ella. —Sonrió, triste.

El rubio tragó saliva—, Me costará.

—Y lo sabemos... Pero estamos aquí para ti, cada que necesites apoyo para esto, estamos nosotros para darte fuerza.

—Connie tiene razón, somos tus amigos y haremos lo posible por hacerte sentir mejor... Estaremos allí para ti, como ella también lo hizo.

...

imagina: le cocinas a armin.

nota: high school au. ojo, no es el junior high.

𝘢𝘳𝘮𝘪𝘯 𝘢𝘳𝘭𝘦𝘳𝘵 , 𝘰𝘯𝘦 𝘴𝘩𝘰𝘵𝘴Donde viven las historias. Descúbrelo ahora