01: El baldazo de agua

559K 25K 13.9K
                                    


¡Disfruta de la historia de Kem y Ruby como libro publicado haciendo clic aquí: https://w

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¡Disfruta de la historia de Kem y Ruby como libro publicado haciendo clic aquí: https://w.tt/3p7ecgg


Mi mamá siempre me decía que era una persona muy curiosa y, como curiosa, algún día iba a encontrar algo muy malo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Mi mamá siempre me decía que era una persona muy curiosa y, como curiosa, algún día iba a encontrar algo muy malo. ¿Sabes aquella típica frase: «la curiosidad mató al gato»? Pues creía que fue hecha para mí. O mejor dicho, eso creía mi madre.

Para mí era muy divertido mirar desde mi balcón a las personas en la calle, curiosear lo que pasaba allí. Mi habitación era pequeña, aunque suficiente para que cupieran mis cosas y muebles, pero el principal atractivo era el hermoso balcón donde podía ver lo que pasaba fuera del edificio donde vivía. No era exactamente un balcón, ya que tenía escaleras de emergencia en el lado adyacente de la pared, pero era suficiente para ver por la calle hacia la famosa esquina en donde siempre solían ocurrir cosas. Ya sean accidentes de bicicletas, personas cayéndose e incluso accidentes de autos, no muy fuertes, claro. Siempre había algo nuevo e interesante para ver. Vivir en la ciudad tenía sus ventajas, y más aún en la calle principal. Desde mi balcón se podían apreciar aquellas cosas gracias a la ubicación de éste. A pesar de estar en el tercer piso, no solo veía la calle sino también el extenso panorama, incluyendo algunos parques cerca de aquí.

Lo nuevo del día de hoy en la calle era un camión de mudanza justo al lado de mi edificio. Sabía que el único apartamento libre era el que estaba por encima de nosotros, el cuarto piso, así que las personas que subían las cajas y demás cosas serían nuestros nuevos vecinos. En un edificio antiguo como este, y de pocas familias, todos sabían de todos. Mis padres me habían asegurado que ya habían conocido a la familia y estaban muy emocionados por su mudanza aquí. Según ellos, la pareja que se mudaba tenía tres adolescentes de aproximadamente mi edad. Ni siquiera los conocían aún y mis padres ya me habían insistido en entablar una amistad con ellos. Como si fuera tan fácil para alguien como yo, tímida, conocer nuevas personas.

Faltaba una semana para que comenzaran las clases, planeaba quedarme en casa el tiempo que quedaba, leer buenos libros en el sillón de mi balcón mientras el sol del atardecer me bañaba y también salir con mi mejor amiga.

El chico de arriba #1 | EN FÍSICODonde viven las historias. Descúbrelo ahora