Los dioses estan enojados

8.4K 484 282
                                    

El barco estaba en calma, una vez más, acaban de escapar de una isla abandonada que al parecer no estaba muy abandonada en realidad

Los isleños, o nativos como Robin insistía en decirles, se portaron muy amables, al principio todo estaba bien pues había mucha comida y música por todos lados

Pero todo cambio al escucharse un grito de terror cerca de lo que suponían que era la casa del jefe de la isla por su gran tamaño, rápidamente los nativos y piratas partieron en busca del ruido

Grande fue su sorpresa al ver a Zoro intentando ser sometido por un par de "guardias", mientras otro de ellos sostenía una enorme lanza sobre la cabeza de este con la clara intención de cortársela

-¿Que esta pasando aquí?- grito Nami temiendo por Zoro- Ese hombre me debe dinero, no pueden matarlo- bueno tal vez no

-Nami-swan por favor, podrían matarnos a todos si Luffy hace algo- le susurro a la navegante- ¿Podrían por favor decirnos que ocurre aquí?

-Su hombre ha cometido el mayor delito de esta isla y ahora perderá la cabeza- explico el jefe conteniendo claramente su ira

-Yo no hice nada viejo chiflado- espeto molesto intentando soltarse del agarre de los guardias- Y no soy su hombre

~¡Maldita sea!, justo cuando voy al baño y dejo mis katanas me atacan... quisiera saber si volverán a decir que exagero cuando las llevo a todas partes~ pensaba el peliverde

-¿Que acto tan vil pudo haber cometido para que lo amarraran como puerco?- Usopp exigió saber, claro que estaba detrás de Franky, Luffy y Sanji

-El ha invadido el templo sagrado del dios Chronos* y ese delito se paga con la muerte- dijo al tiempo que señalaba hacia el techo de la  choza dando a notar varias cabezas colgadas en el techo

-Yo no creo en ningún dios, así que no he ofendido a nadie, ¡Ahora suéltenme!- Zoro intento forcejear pero solo consiguió que más hombres lo sujetaran con mas cuerdas

-Blasfemia, deshonra, desgracia, tragedia- gritaron todos los aldeanos señalando al espadachín

-Este hombre no morirá- grito el jefe, la tripulación se alegro por lo dicho hasta que el hombre volvió a hablar- Se le aplicará la ley nativa Techcatl* como muestra de respeto para los dioses

Los aplausos de la gente helaron la sangre de los piratas pues no sabían de que rayos estaban hablando, nadie excepto Robin

-Hay que salvarlo- dijo en voz baja pero lo suficientemente fuerte para que la tripulación la escuchara

-¿Conoces la ley Robin?- pregunto  curioso el renito

-Si, es una antiguo acto de sacrificio, le sacaran el corazón- explico siguiendo con la marida el camino por donde había sido llevado su nakama

-Debemos salvarlo- grito Luffy corriendo tras su segundo al mando

Las cosas salieron bien, los chicos habían peleado con mejores adversarios por lo que lograron escapar sin ningún problema

Algunos días pasaron desde ese altercado por lo que poco a poco se iba olvidando, la tripulación estaba ansiosa pues en algunos días llegarían a la isla Gyojin*

-¡Comida!- se escuchaba por todo el barco teniendo mas que cansados a los tripulantes

-Te he dicho que no, ya es tarde y tuviste el plato mas grande en la cena así que deja de joder- la misma respuesta también

La discusión termino cuando el cocinero mas que cabreado grito a todo pulmón

-Si no dejas mi reserva de carne te tirare por la borda

El regalo de los dioses Donde viven las historias. Descúbrelo ahora