Deseo I

1.9K 205 76

"Deseo ser siempre de Jong Woon hyung"

El mayor esperaba fuera de la escuela pacientemente, con los audífonos puestos se dejaba llevar por los sonidos a aquellos mundos que deseaba conocer, movía su cabeza y tatareaba la canción que escuchaba mientras movía sus manos de manera acompasada. Los estudiantes pasaban por su lado entre risas y cansancio dispuestos a marcharse a su casa, pero no le prestaba atención ni a sus miradas, ni a las palabras que dirigían.

De vez en cuando miraba para todos lados buscando algún indicio de su pequeño que tardaba en aparecer. Tomó aire procurando mantener la calma, tal vez se había quedado hablando con algún compañero o profesor que le había pedido ayuda. Miró de nuevo hacia la puerta decepcionándose al no ver al bajito aparecer, cruzó los brazos y siguió tatareando. Le había dicho a Ryeowook que pasaría a recogerlo después de clases, no podía haberlo olvidado.

 Sacó las manos de sus bolsillos y llevó uno de sus dedos a la boca para morder su uña, estaba un poco nervioso por lo que iba a hacer con Ryeowook. Eunhyuk le había mostrado en la clase de cálculo unos vídeos bastante interesantes, los cuales quería compartirle. Mordió su labio con molestia, todavía no había señales del menor.

Se incorporó y se encaminó a la puerta de la escuela dispuesto a buscarlo, no era normal que su pequeño tardara tanto en aparecer. Se detuvo en seco acariciando sus cabellos, estaba siendo paranoico, si llegaba a interrumpir a Ryeowook en alguna charla importante seguro se enojaría. Se giró precipitadamente al sentir que algo lo jalaba, allí a su espalda se encontraba su pequeñín que decía cosas incoherentes entre sollozos. 

Preocupado se giró con dificultad para tomarlo entre sus brazos, disfrutando de su calidez, de su cuerpo. Acarició su espalda tiernamente queriendo que se detuviera el llanto, no le agradaba verlo de ese modo. El menor se aferraba a sus ropas como si fuera a huir.

— ¿Qué sucede, pequeño?— Dijo preocupado.

Lo único que obtuvo fue sollozos, asustado condujo sus manos al rostro del pequeño que forzaba para no mirarlo. Acunó sus mejillas y con prisa secó las lágrimas que alcanzaba a sentir, el menor negaba  de manera insistente.

—Ey, sino me dices que tienes no puedo ayudarte— Dijo con ternura. El menor siguió negando aferrándose con más fuerza a sus ropas— Sino me dices que tienes voy a dejar de quererte.

Esas palabras surtieron el efecto deseado, el menor lo miró con sus ojos rojos y aguados. Sonrió al ver su hermoso rostro y depositó un fugaz beso en sus labios haciendo que sus lágrimas cayeran de nuevo.

—Hyung— Dijo el pequeñín empuñando su camisa—¿Soy un niño estúpido?

El mayor se quedó callado ante la pregunta ¿Por qué Ryeowook creía eso? ¿Quién se había atrevido a decirle semejantes cosas? Miró a Ryeowook entre sus brazos con sus sentimientos despertando y acelerando su corazón. Apenas era un niño pero deseaba con la intensidad de un hombre. Era enfermo lo sabía, él tenía quince y Ryeowook apenas diez ¿Qué clase de niño pensaba en esas cosas y lo besaba en cada oportunidad? Ryeowook era puro, la imagen de la dulzura, no podía corromperlo con sus pensamientos. No todavía. 

Lo acogió con mayor fuerza entre sus brazos, ojalá siempre pudiera tenerlo de ese modo. Lo quería tanto.

—Por supuesto que no—Su mano ahora se hallaba sobre los cabellos castaños—¿Quién te dijo eso?

El menor negó con insistencia, refugiándose en el calor de su hyung.

— Kyuhyun dijo que yo era un niño estúpido— Se separó un poco— Dijo que yo siempre corría a tus brazos como una nenita— Sus ojos se aguaron— ¿Cierto Yeye que no soy una nenita?

Doce deseos¡Lee esta historia GRATIS!