Capitulo 27

3.7K 219 9

Sebas se quedo conmigo toda la noche y no se durmió hasta que yo ya me quede dormida.
Yo desperté primero y lo vi dormido en el sillón de la habitación, se veía muy tierno.
La enfermera me trajo algo de comer y aun Sebas seguía totalmente dormido así que yo comí mientras el aun dormía.
Mi mamá me puso un mensaje que iba a llegar a las 10 por mi, porque tuvo algunos contra tiempos.

–Te quiero.– escuche decir a Sebas, pero note que aún seguía dormido y por eso había sonado tan bajito.
Que estaría soñando en ese momento, seguro estaba soñando algo con la tal Sandy suertuda.
Termine de comer y me levante para ir al baño.

–Nat.– lo escuche decir mientras estaba en el baño.–Nat ¿donde estas?– su vi sonaba angustiada.

A como pude salí del baño lo más rápido posible.

–Acá estoy.–sonreí.

–Me asuste, lo siento.–

Me volví a meter en la camilla y el se sentó de nuevo a tomar mi mano para que habláramos.

–¿Que soñabas Sebas?– le pregunte indiscreta.

–Emm nada especial creo... ¿porque?–

–Es que en sueños le decías a alguien que la querías.–

–Amm no tu sabes, nada singular, co... Con Sandy estaba soñando.–

–Ah entiendo.– dije decepcionada.–Oye prométeme que vas a terminar con esa muchacha que ahora es tu novia y tu no la quieres, y le vas a confesar a Sandy lo que sientes por ella.–

El asintió.–Pero ¿Y si me rechaza?– renegó.

–Si te rechaza es porque ella no es la chica indicada para ti, si te rechaza es muy tonta cualquiera quisiera tener un novio o al menos un admirador como tu... Eres guapo, amable, consejero, confiable, tierno... Tienes muchas cosas lindas, pero si ella te rechaza no es para ti.–

Puso una carita de perrito arrepentido y asintió sin ganas.
–Acercarte.– le dije.
El se acerco a mi y le di un tierno abrazo que me hizo sentir muy feliz.
–Gracias por estar siempre para mi Nat.– me besó la frente.
–Yo te agradezco mas, por se tan lindo con mi bebé, conmigo, con mi familia y con mi mejor amiga.– le apreté una mejilla.–Gracias.–

***

Ya eran las diez mi mamá me había traído ropa cómoda y limpia.
Al llegar a casa, fui primero que nada a buscar a mi pequeña.
La busque en el cuarto, ahí estaba dormidita, con su carita tan hermosa y sus manitas tan pequeñitas... Había crecido un poco en todo este tiempo.
La tome en mis brazos con mucho cuidado que no se despertara.
–No sabes como te extrañe mi amor.–le dije a mi pequeñita que aun dormía plácidamente.–Te amo tanto.-

Voltee mi cabeza y Sebas venia entrando.

–Oye bonita ya me voy, hoy tengo que ir a la universidad y debo cumplirle una promesa a una hermosa muchacha.—

–Bueno, ya sabes.–le di un beso de despedida en la mejilla.–Nos vemos... Te quiero.–le dije dudando por que no sabia si decirlo o no.

–Yo te quiero más.– me dio un abrazo y un beso en la frente.–Y a ti pequeña Sophie.–le dio un pequeño besito en su pequeña frente.

Dicho esto salió por la puerta...
Mi corazón se sentía un poco mal de pensar que hoy Sebas le iba a decir a la tal Sandy todo lo que sentía por ella.

Sebastián.

Al salir de la universidad me dirigí a la cada Brenda, tenía que hablar con ella y decirle que lo nuestro ya no podía continuar.

Camine hasta su casa, no era muy largo... Mientras caminaba iba pensando en todo lo que me dijo Nat antes, si supiera que ella es "Sandy" tal vez no hubiera dicho todo eso... No se si sea el momento para confesarle que ella me gusta y que la quiero de la manera mas linda y de la manera que nunca he querido a ninguna de las chicas con las que he salido.
No se porque tengo que fijarme en alguien no me quiere de la misma forma... Que hice para que eso me tuviera que pasar a mi.
Pero realmente no me importa si me rechaza yo siempre voy a estar para ella en todo momento.
Llegue a la casa de Brenda y toque la puerta.
Segundos después ya había abierto la puerta.

–Hola mi vida que gusto que puedo verte.–dijo dándome un beso que no correspondí.–Justo te iba a llamar para que viéramos una película o algo.–

–Bren no vine a eso.–dije completamente serio.

–Entonces a que amor.– dijo confundida.–Pasa..–

Yo entre y me senté en uno de los sillones.

–Mira... Yo no puedo seguir con esto, desde que somos "novios"– hice énfasis en las comillas.–Yo no estoy tranquilo, no le gusta estar así en serio... Yo te quiero pero como mi mejor amiga, y no puedo dejar de pensar en la chica que me gusta tu no eres el primer pensamiento de mi mañana, es ella... Lo siento Bren pero ya no puedo seguir con esta farsa.–

Ella tenía lagrimas en sus ojos.
–Sebas, pero yo te quiero... Yo te amo.–

–Pero, yo no lo hago de la misma forma.– mire al suelo.–Perdóname.– me levante y camine hasta la salida, ella tiene que asimilar lo que dije yo aun la quiero como amiga pero no puedo seguir siendo su novio.

Ahora debo pensar en como le diré Nat lo que siento por ella.
Oh ni si quiera se si decírselo.
Llame a un taxi para irme ha casa, necesitaba estar a solas y pensar en lo que iba a hacer o lo que iba a decir.
Que iba a hacer...
No entiendo, esto nunca me había pasado a mi y ahora conozco  esta hermosa joven y su a pequeña que me tienen como loco siempre pensando ellas.
A Sophie la quiero como si fuera mi hija aunque no lo sea, y a Nat la quiero como no he querido a nadie.
Y voy a pensar en la mejor manera de decírselo.
No se cuando no se como pero voy a pensarlo.

En Medio De La Tormenta (Disponible en Amazon)¡Lee esta historia GRATIS!