Capítulo 1

29 4 4
                                    

Era un soleado día en la bella ciudad de París. Mientras los turistas recorrían animadamente las calles, Natalia se preparaba para un día más de clases en la escuela secundaria local.

Para Natalia, cada día representaba un desafío. Siendo una adolescente autista y asmática, tenía dificultades para socializar y concentrarse. Los ruidos fuertes la sobresaltaban, y debía cargar siempre con un inhalador para el asma.

Además, su neurodiversidad hacía que aprender le resultara más difícil que a los demás. Pero Natalia no se rendía. Estaba decidida a salir adelante y triunfar a pesar de sus dificultades.

Su mayor pasión era el ballet. Cuando bailaba sentía una libertad que el mundo real le negaba. Podía olvidarse de sus problemas y simplemente dejarse llevar por la música. Soñaba con algún día convertirse en una gran bailarina profesional.

Pero los sueños debían esperar. Por ahora, debía concentrarse en sobrevivir un día más de clases. Tomó su inhalador, respiró profundo y partió rumbo a la escuela. Allí enfrentaría las miradas de incomprensión y los susurros a sus espaldas. Pero Natalia mantenía la frente en alto.

Aún no lo sabía, pero pronto su vida daría un giro extraordinario debido a cierto incidente con una araña radiactiva. Por ahora, era solo una joven bailarina luchando por abrirse camino en la vida.

Cuando llegó al instituto, Natalia se colocó sus audífonos silenciadores y caminó hacia su salón de clases. Mientras andaba por los pasillos repletos de estudiantes ruidosos, se escapaba a mundos de fantasía dentro de su mente.

Además de su pasión por el ballet, Natalia amaba leer y escribir fanfictions. Podía pasar horas imaginando a los personajes de sus películas y series favoritas viviendo épicas aventuras o romances. Escribir estas historias era su pasatiempo secreto.

En su cabeza ideaba toda clase de tramas y situaciones. Eran su vía de escape de la realidad, que a menudo se sentía abrumadora con el bullicio y las miradas de incomprensión. Cuando la ansiedad amenazaba, se refugiaba en esos mundos imaginarios donde todo era posible.

Al entrar al salón, rápidamente ubicó su asiento favorito, apartado en una esquina. Sacó su cuaderno de notas donde guardaba, escritas en clave, las ideas para sus próximas historias. Esbozó una sonrisa soñadora, esperando ansiosamente la campana que indicara el final de clases. Entonces podría volver a su verdadero mundo, hecho de inspiración y personajes ficticios.

El sonido estridente de la campana indicó el inicio de las clases. Natalia se quitó los audífonos y observó a sus compañeros entrar al salón, charlando y riendo entre ellos.

La profesora no tardó en hacer su entrada. Era la clase de literatura, una de las favoritas de Natalia. Aunque le costaba seguir el ritmo de las lecciones y participar en los debates, disfrutaba enormemente analizar las grandes obras literarias.

Mientras la profesora comenzaba a hablar sobre el libro que estaban leyendo, Natalia sacó su cuaderno y empezó a tomar notas. De vez en cuando, su mente divagaba, imaginando cómo insertaría a los personajes del libro en una de sus propias historias.

Sus compañeros de clase parecían vivir en un mundo completamente diferente al suyo. Natalia los miraba conversar y reír con facilidad, preguntándose cómo lo hacían. Para ella, cada interacción social era como resolver un complicado rompecabezas.

Pero la clase de literatura era su pequeño oasis dentro de la frenética vida escolar. Mientras tuviera libros e inspiración, su universo interior seguiría vivo. Y algún día, cuando fuera una famosa escritora, demostraría de lo que era capaz.

Natalia estaba absorta tomando notas cuando Nino Lahiffe y Adrien Agreste entraron al salón. Nino, con su eterna gorra roja y despreocupada actitud, era quien secretamente le gustaba a Natalia.

New Hope: The story of Spider Park [Ninonat AU]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora