Hoy es la cita con Mery y la anticipación está volviendome loca.

Aunque Alex la vea como una gran amiga que lo acompañó en un momento difícil, no puedo evitar pensar en que quizas ella no lo vea de esa manera.

Después de todo Alex es guapísimo, ademas de un hombre maravilloso, nadie podría culparla si se enamorase de él.

Pero hay un pequeñisimo detalle...él es mío.

Mery es una mujer muy hermosa y de una manera exótica, con sus grandes ojos verde esmeralda, su piel aceitunada y su largo cabello negro azabache.

Por eso me niego a sentirme opacada en su presencia y decido lucir infartante.

Elijo un vestido de Dolce & Gabbana de lentejuelas negro con espalda descubierta, largo hasta el muslo y ceñido al cuerpo.

Sonrio cuando veo a Alex con los ojos desorbitados y sin palabras.

-Siempre estas hermosa, pero hoy te superaste-me halaga.

-Gracias-me sonrojo.

Llegamos al Surasawa a las diez, Alex estaciona y se gira a mirarme.

-Que sucede?-pregunta-has estado rara desde que salimos de la mansión.

-Lo siento, es que yo...se que tú no la deseeas pero como puedes saber que Mery,no te desea a ti?-pregunte.

-Eso es lo que te preocupa?-se río- Nena, sería mas probable que Mery quisiera seducirte a ti, que a mí.

-Ella... es...?-balbucee.

-Si Avery, a Mery le gustan las chicas sonrió.

-Ok en ese caso, no la hagamos esperar -dije tranquilizandome.

Resultó que estuve preocupada por nada, Mery era una gran mujer y no solo era hermosa, era inteligente y con gran sentido del humor.

Nos contó anécdotas de la escuela de medicina y fiestas de fraternidad por horas.

- ... luego, su madre, entró y fue tan vergonzoso!-dijo riendo.

-Oh dios mio- reí ahogandome.

Luego de varias rondas de cerveza, nos despedimos y regresamos a casa.

Alex y yo nos desvestimos mutuamente y nos acurrucamos en la cama.

-Ella es grandiosa-solte de pronto.

-Lo es, sabia que se gustarian.

-Ella lo hace-susurre.

-Te amo-dijo besando mi cabello.

-Lo sé.

Pasé la mañana y gran parte de la tarde en la planta supervisando el nuevo cargamento de LSD.

Busqué a Alex hace unas horas pero su oficina estaba vacía, eso me extrañó porque el siempre me avisa antes de irse.

Llamé a Amber y Mery para citarlas en el Redwood.

En un par de días es San Valentin y cumpleaños de Alex y quiero organizar una fiesta en la Mansión.

Para las 6:30 el trabajo está terminado, Alex no ha regresado, y como el me trajo debo pedirle a Bob que me lleve.

Mery y Amber  estaban esperandome en la entrada al bar.

-Hola chicas, Amber te prento a Mery,Mery ella es mejor amiga Amber.

Entramos al Redwood y tomamos la mesa de la esquina más alejada, ordenamos y luego de que tanto Amber como Mery contaran detalles sobre sus últimas conquistas, empecé.

-Bueno, chicas como sabran en 4 dias es el cumpleaños de Alex ademas de San Valentin y quiero pedirles que me ayuden a organizar una fiesta en la mansión.

Luego 2 rondas de cosmos ya teniamos la mitad de la fiesta organizada, ahora que sé que Alex es Gabe, tengo muchos viejos amigos a los cuales invitar q estoy segura le agradará volver a ver.

Estamos a punto de dedpedirnos cuando recibo un mje de Alex pidiendome que regrese, ha estado muy raro desde esa vez en su oficina

Me despido de las chicas y llamo a Bob para que venga por mi.

Al llegar a la mansión Alex se ve tenso y no está solo, frente a el hay un señor canoso de una altura imponente y con un traje gris oscuro.

Cuándo Alex me nota, su expresión cambia y eso hace al señor voltarse.

El hombre me mira con una expresión que no logro comprender, ahora de frente a mí, puedo notar que a pesar de ser bastante maduro, es un hombre muy guapo y de uno profundos ojos grises, que me recurdan a alguien pero no puedo recordar a quién.

-Avery-Alex interrumpe me escrutinio- Te prensento a Antony Lombardi.

Y por alguna razón supe a quien tenía frente a mí.

Tráfico y Pasión¡Lee esta historia GRATIS!