Cápitulo 1

13K 734 561

...Todo sucedio tan rápido...

Hace un minuto estaba leyendo. Y ahora...estoy consolando a quien ni siquiera debería hablar.

Él lloraba en mis brazos, y no sabía que hacer. Nunca pensé en siquiera estar en esta situacion, es extraño.

Pero...

Él aferraba mi camisa por la parte delantera con fuerza, no podía apartarlo y preguntarle qué le pasaba, solo podía intentar tranquilizarlo acariciando su espalda.

- Soy tan idiota - Pensé.

Él seguía llorando, parecía una niña pequeña. Entonces empezó a hablar.

- T-tenías razón -sorbió su nariz y me miró.

Sus ojos estaban inflamados y su cara estaba mojada. Quise abrazarlo, pero no lo hice. Simplemente guardé silencio. Él siguió hablando.

-Tenias razon, ella es una maldita zorra, y...y... -se escondió en mi pecho.

Nunca había visto a Castiel tan...débil.

-Ya, ya... no sigas hablando.

-Pero es que tenias razón, me dejó por...

-Shhhhhhhhhh.

Y entonces empezó a llorar de verdad. Apuesto que sus alaridos se escuchaban a kilometros a la redonda. Mis brazos no pudieron evitar

-La quería... - dijo entre llantos - la quería tanto.

Después de un rato se tranquilizó y dejó de tiritar.

Y entonces se me vino algo a la mente, era una pregunta, necesitaba hacerla, me carcomía la mente.

-Castiel...

Me miró con curiosidad, veía en sus ojos que no sabía ni como llegamos a esto.

- ...¿Por qué yo? ¿No podías ir donde Lysandro, Sucrette o... -me interrumpió en mitad de frase.

-N-no puedo permitir que ellos me vean en este estado -dijo rapidamente, podía ver un leve atisbo de sonrojó en sus mejillas.

¿Qué me pasa? Este imbecil es el que no me creyó. Él que me cambio por la primera chica que quiso algo con él. Debería estar a metros de él, asqueado o tal vez furioso. Pero estaba allí, consolandolo.

- ¿Cúal es MI problema? - Pensé gritar, pero me contuve.

Intenté darle una mirada llena de rencor y odio para dejarle claro que aún recuerdo todo, que no seré su pañuelo donde pueda venir a llorar solo porque fue un estúpido al no creerme. Resistí el impulsó de gritarle "te lo dije", pero en vez de eso dijé, no mas bien escupí.

-Ya te he dicho ¿Qué haces aquí? Largate ¿Quién te da el derecho de venir a verme despues de todo lo que me dijiste...

Pasé la mano por mi cara. Estaba llorando.

Mierda.

Entonces ahí estaba él mirandome extrañado, con la cara llena de lágrimas y una mueca que parecía una sonrisa. Después de unos minutos él tambien empezó a llorar de nuevo. Y estabamos lloramos los dos, él me abrazó yo puse mi cabeza en su hombro.

Sentí que estuvimos así por horas. Hasta que él habló.

-Te extrañé demasiado, Nathaniel - dijo, y yo me separé un poco de él para verle el rostro. Se veía muy dolido, pero con esos ojos rojos y esa ropa, parecía más bien un drogadicto. Evité reirme de mi pensamiento y le sonreí. El recuerdo de su amistad me golpeaba de vez en cuando.

To you [ CastielxNathaniel ] CDM¡Lee esta historia GRATIS!