Unico

649 71 16

"Puedo hacerlo, puedo hacerlo... claro que puedo hacerlo" se repetía mentalmente el rubio mientras caminaba por la villa despreocupadamente simplemente añorando volver a ver a la chica que le había robado el corazón


Ya habían pasado varias semanas de su regreso de aquella misión en la que por fin se dio cuenta de los sentimientos hacia su querida amiga Hinata, quien ahora ocupaba la mayor parte de sus pensamientos, sobre todo, el querer volver a sentir sus tersos y suaves labios que desde ese dia no volvio a probar 


"Hinata vuelve de su misión... tal vez, sea la oportunidad perfecta para..." Naruto se imagino corriendo hacia ella, alzándole entre sus brazos y acercando lentamente su rostro hasta que sus labios... sus pensamientos fueron interrumpidos cuando choco contra algo o mas bien contra alguien 


-disculpe- se escucho una tímida voz 


-disculpame a mi, no te vi- expresó apenado el rubio cuando vio que era una joven muchacha 


-Naruto senpai- grito la chica al notar quien era con quien había tropezado 


De pronto un montón de chicas comenzó a amontonarse a su alrededor, hablando de sus grandes hazañas, admirandolo por su labor como ninja e incluso diciendo improperios halagando su físico 


-perdonen- intentó salir de aquel tumulto pero le fue imposible 


La bella joven de cabellos azulados caminaba emocionada buscando por todos lados a su apuesto novio, cuando a lo lejos visualizo un gran tumulto de chicas, sonrio de lado, sabia perfectamente lo difícil que era para Naruto deshacerse de sus "fans", decidió dar media vuelta y volver a casa, era muy tímida como para hacer algo y llamar su atención 


Naruto la vio a lo lejos alejarse, de nuevo, lo había echado a perder, pues no era la primera vez que lo acosaban cuando la esperaba o en alguna cita, aunque era por todos sabido que el rubio ya no estaba disponible pues se notaba las atencion que tenia para con la heredera del clan Hyuga, sus fans parecian no entenderlo 


Era de noche, pero corría presurosa por las calles sin importarle haberse escapado de su casa para poder verlo, su corazón latía fuertemente, siempre era así cada que lo iba a ver y mas a solas, esperaba con ansias el momento de recibir de nuevo el suave toque de sus labios sobre los suyos, aquel choque de aliento varonil que le hacia enloquecer al grado de poder desmayarse, pero esta vez no sería igual, esta vez lo haría


Ahí estaba de nuevo, esperándola sentado en los columpios de aquel parque sosteniendo la caja de rollos de canela que compró para ella, cuando escuchó los pasos presurosos de la chica que lo volvía loco con solo escucharla 


-Naruto...- le llamo 


-Hinata- se giró y le regalo una de sus mas grandes sonrisas  


La peliazul se acercó y se sentó en el columpio de a lado 


-toma, traje esto de camino aquí, es para ti- comento apenado entregandole la caja 


-gracias- los tomo ocultando el sonrojo tras sus mejillas 

Solo besameRead this story for FREE!