50.-Felicidad.

3.5K 521 40
                                          

— ¿Tuviste un fin de semana muy complicado?

—No.

— ¿Entonces por qué suenas tan mal?–pregunté mordiéndome el labio.

—No he dormido, eso es todo.

—De acuerdo, entonces pospongamos la reunión de la tarde.

—Gracias.

—Descansa, un músico también debe tomarse un tiempo.

—No lo creo y menos ahora.

— ¿Por qué?

—Ya conseguí disquera, y quieren que empiece a grabar.

— ¿De verdad? ¡Felicidades!—grité desde el teléfono—¿Cómo la conseguiste tan rápido?

—No tengo ni idea, ellos dieron conmigo.

—Entonces fue parte del plan de Dios.

—Supongo.

—Un día de estos quiero acompañarte al estudio ¿Puedo?

—Es cuestión de preguntarle a la disquera.

—De acuerdo, cuéntame más, pero no por aquí, tenemos que vernos.

—Hoy no puedo.

—Lo sé ¿Hoy comienzas a grabar?

—No.

— ¿Entonces si descansaras?

—No, ya comencé a grabar desde la semana pasada.

— ¿Cómo? ¿No es reciente la noticia?

—No.

— ¿Por qué no me lo habías dicho?

— ¿Vas a reclamarme?

—En absoluto, sólo que eso era importante y pudiste habérmelo dicho.

—No se lo he dicho a nadie.

— ¿Por qué no quieres compartir tu felicidad?

—Querida, porque eso no me hace feliz—colgaste inmediatamente.

A un músicoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora