Algo para Recordar

4.5K 184 81

Es porque la cama es demasiado blanda, había sugerido Sam. Cuando te pasas meses y meses durmiendo en el suelo con una piedra como almohada, después es muy difícil acostumbrarse a un colchón mullido y cálido.


Es posible que esa fuera una de las razones de su insomnio, pero ambos sabían que no era ni mucho menos la única. Y dios sabía que, además de que gracias al suero no necesitaba muchas horas de sueño para estar descansado,  Steve tenía muchos motivos para mantenerse despierto por las noches.


Ya no era tan aterrador como las primeras semanas, desde luego; recordaba muy bien aquellas largas y extenuantes noches en las que sentía auténtico pavor de conciliar el sueño y despertarse de nuevo en un lugar desconocido, en una época desconocida, completamente solo. Después de dos años ya había asumido que su lugar estaba en el siglo XXI y que no iba a moverse de allí. Por mucho que doliera dejar atrás todo lo que había conocido en su anterior vida, no le valía para nada negarse a aceptar su nueva realidad. Y eso es lo que hizo.

Pero las pesadillas eran un poco más difíciles de controlar. Y es que cada vez que cerraba los ojos Steve no podía evitar que le vinieran a la mente algunos de sus mayores desconsuelos. 


El día que murió su madre y se quedó solo en el mundo (solo, excepto por Bucky. Cuando no tenía nada, todavía tenía a Bucky). 


Cuando todavía era débil y los matones se aprovechaban de él y él no podía hacer nada más que levantarse una y otra vez y otra y otra (hasta que llegaba Bucky y le salvaba del apuro. Pasara  lo que pasara podía contar con Bucky). 


Cuando le rechazaron por primera vez para alistarse en el ejército. Y por segunda. Y por tercera. Tantas que perdió la cuenta (lo peor de todo fue tener que separarse de Bucky. Habían hecho montones de planes juntos, pese a que en el fondo sabía que Bucky estaba convencido de que nunca le aceptarían y sólo le seguía la corriente para que no se sintiera mal). 


Cuando murió el Doctor Erskine, una de las pocas personas que había confiado ciegamente en él (junto a Bucky y Peggy) y que prácticamente le había salvado la vida. 


Cuando vio caer a Bucky de aquel maldito tren y no pudo hacer nada por evitarlo. Bucky. Bucky. Su mejor amigo, su alma gemela, su vida, cayendo al vacío delante de sus ojos.  


Cuando se despidió de su amada Peggy, su chica, la mujer más maravillosa del mundo a la que no había tenido tiempo de querer como ella se merecía (y pese a todo también recordaba ese instante de paz justo antes de caer al hielo, al pensar que estaba bien, que estaba salvando al mundo y que iba a reunirse con sus padres y con Bucky, rezando con todas sus fuerzas para que Bucky no le odiara, para que le hubiera perdonado el no haber podido salvarlo). 


Cuando en vez de despertar junto a sus seres queridos lo hizo en un mundo desconocido, tan diferente al suyo, en el que todos sus amigos y conocidos estaban muertos y él era el único que se había quedado atrás (y ya no tenía nada. Nada, ni a nadie, ni a Bucky). 


Cuando vio caer a Tony del cielo, inconsciente; ese angustioso segundo en el que pensó que ya no iba a volver a abrir los ojos (ya había perdido a Bucky, y una parte de él había muerto también aquel día, ¿por qué tenía que perder a Tony también? ¿Era ésa su recompensa por salvar al mundo?). 

[Avengers FIC Steve/Tony] Algo para Recordar¡Lee esta historia GRATIS!