No es suficiente... (1)

1K 130 4
                                    


Cale Henituse tiene doce años.

El niño actualmente está merodeando por los jardines de su casa, evadiendo a los sirvientes quienes le buscan, él nunca viene al jardín, y ciertamente no necesita que su padre se entere sobre sus acciones, nadie debe saber, porque lo detendrían de saberlo; Cale tiene una misión en este momento y nada lo disuadirá de tener éxito.

Debe encontrar un pájaro.

El recuerdo de su madre permanece fresco en su mente, a pesar de que han transcurrido años, la mujer de cabello rojo se había dedicado a contarle sobre una persona, a la cual, en el momento que lo necesite, puede acudir si necesita ayuda.

Según su madre, al parecer, su padre tiene un hermano mayor.

Era bastante extraño, pues siempre ha tratado con la familia de su padre, conocía a todos, y no tener ni idea acerca de ese tío era muy raro para Cale; esa persona era un completo misterio, su padre no habla de él, pero su madre se dedica a contarle historias acerca de su cuñado.

Cale quería saber sobre este tío misterioso, pero al parecer, su padre ha prometido no mencionar la existencia de ese hermano, Jour, su madre, soltó una carcajada, pues ella nunca ha hecho tal promesa; así que ella le cuenta sobre su misterioso tío.

Este hombre era particular, según las palabras de su madre.

Ella se había reído ante el recuerdo de la mirada de esa persona, al ella haber mencionado que era alguien bastante interesante, y hubiera sido genial que participará en las tareas de manejo del territorio junto a Deruth.

"¡Él simplemente se veía espantado!", la voz alegre de su madre, resuena en su mente.

Jour mencionó que el sujeto era intrigante.

Era interesante como el hijo mayor, en este caso, su tío, había despreciado por completo su herencia, escapando de la casa principal, para en cambio, ocultarse en alguna parte del territorio del condado.

Siempre cerca si la familia lo necesitaba, pero alejado para no tener que tratar con el dolor de cabeza que es, administrar el territorio; por lo tanto no debería ser tan difícil ponerse en contacto con el hombre.

Y para poder contactarlo, necesitaba encontrar un pájaro,

Según las palabras de su madre, siempre hay un pájaro posado en un árbol, cerca de donde su madre y él solían pasar la tarde, solo requiere entrar al jardín y buscarlo.

Finalmente, habiendo eludido con éxito a quienes podrían estarle buscando, entra al jardín al cual no se acercaran, sabiendo que él no ha ido en los últimos años, y sin duda ellos no entrarían, considerándolo una falta de respeto.

Merodea y busca entre los árboles, camina un buen rato hasta que Cale ve un pájaro rojo, no pudo evitar sonreír, era del color del cabello de su mamá y de su propio cabello, eran recuerdos hermosos, ese pájaro se parece a ellos dos.

Cale siente felicidad ante ese gesto, el joven comienza a creer en que su color del ave fue decidido por el dueño, pensando con cariño en ambos pelirrojos en la mansión. No sabe si es así, pero quiere creer en ello.

Necesitaba hablar con esta persona, Cale le habla al pájaro, esta parece mirarlo y juzgarlo, Cale se pone nervioso ante su mirada analítica, pero el ave no tarda mucho en ser convencida; El ave vuela hasta su mano extendida, posándose en su mano, hay un mensaje en su pico, y es reacio a dárselo a otra persona.

Con un poco más de persuasión, el ave roja le entrega el mensaje, Cale sonríe nervioso por el pájaro, quien parece estar preocupado de desobedecer órdenes.

Cale Henituse: A Collection Of Stories...Donde viven las historias. Descúbrelo ahora