Capítulo 11: Jesús

2.5K 235 56
                                          

A la mañana siguiente, Sonia bajó a desayunar con su familia. Estaban muy tranquilos, cada uno comiendo lo suyo. Todos estaban normales menos Jesús, su hermanastro. Se notaba que estaba nervioso. Cuando acabaron de desayunar, Sonia se acercó a Jesús.

-Hola-le dijo Sonia- ¿qué te pasa?

Jesús la miró fijamente. La verdad es que era muy guapo, unos ojos azules preciosos que te dejaban sin palabras cuando los mirabas. Lástima que fuesen hermanastros.

-Verás -dijo Jesús-Ya sé que somos hermanastros, pero me gustas.

-Oh-dijo Sonia-tú también me gustas. Pero lo nuestro es imposible, somos familia, aunque no de la misma sangre. Pero no sé, sería extraño.

-Ya. Oye, ¿no habrás entrado en la habitación del final del pasillo, verdad?

Sonia dudó si contestarle o no. Por una parte quería decirle lo que había visto pero por otra, si esa familia había matado a aquellas personas, sería mejor que se quedase callada. Pero ella podía confiar en Jesús.

-Pues sí, sí he entrado-le dijo Sonia-entré anoche ¿sabes? Y no me gustó nada lo que vi.

-¿Qué viste?-dijo Jesús.

- Pero, ¿tú no lo sabes?

-No-contestó Jesús- Papá y mamá no me dejan entrar. Pero dime, ¿qué hay?

-Creo-dijo Sonia- Creo que prefiero enseñártelo.

La mansiónDonde viven las historias. Descúbrelo ahora