Capítulo 18: Atrapada

2.1K 198 3
                                          

Alguien la agarró por detrás y le golpeó la cabeza con una especie de tabla de madera, lo que hizo que Sonia se desmayase. Cuando se despertó, no se lo podía creer. Estaba en el cuarto en el que se encontraban los cadáveres. Estaba muerta de miedo. A su lado, había una grabadora. Sonia le dio al play y escuchó la voz de José (su padrastro). Decía:

"Bien Sonia, Tania te dijo que no debías entrar en esa habitación. Nosotros te dijimos que no debías entrar en esa habitación. Pero, como no, la pequeña niña rebelde tenía que desobedecernos. Pues mira, no nos conoces a Estefanía ni a mí, no sabes como podemos ser. Ya que te gusta tanto la habitación de los muertos, ¿por qué no te quedas en ella? Tienes comida para por lo menos un año. Te quedarás ahí hasta que te mueras, y así serás uno de ellos. Besos, tu padrastro".

Sonia rompió a llorar. Golpeó la puerta con todas sus fuerzas pero nadie la escuchaba. Miró su reloj. Eran las cinco de la madrugada. A las nueve de la mañana sus hermanastros iban a desayunar. Esperaría hasta esa hora para golpear la puerta con más fuerza.

La mansiónDonde viven las historias. Descúbrelo ahora