2

120 7 0

A la mañana siguiente ella junto con un grupo de soldados partieron.
Mikasa trataba de estar serena, sabía que vería pronto a aquel sujeto y debía mantener su postura.
Finalmente llegaron a la zona indicada, allí los esperaba el capitán Levi, quien estaba parado de brazo cruzados.

Al llegar comenzó a caminar serio por entre los soldados, al pasar al lado de la joven de cabellos azabaches este se detuvo.
-soldado Ackerman me sorprende verla aquí- dijo sin voltear a verla.
La chica se limitó a observarlo, no podía evitarlo, en su rostro se veía el odio que sentía por aquel sujeto.
Finemte se paró en el medio
-Bien, el tiempo es oro comenzamos!- ordenó el peli negro.

Anochecio rápidamente, pero los entrenamientos no habian acabado, aún se encontraban colgando de los árboles, esquivando titanes de madera.
Mikasa era rápida,ágil, tenía habilidades que ningún otro soldado tenía.
Estaba centrada en continuar con el entrenamiento cuando su bufanda se enredó entre unas ramas, haciendo que está se caiga de su cuello.
La joven se paró, debía ir por ella, pero estaba demasiado obscuro como para encontrarla.
Retrocedió y la busco entre los árboles decidida a encontrarla.
Mientras la buscaba inconscientemente la imagen de Eren se le apareció.
Recordó el momento en el que esté le grito, últimamente no tenía recuerdos lindos con el, solo eran regaños.
Dio un enorme suspiro, y se dispuso a continuar su búsqueda cuando sintió una mano en su hombro.
Al voltear, lo vio, nada mas ni nada menos que el capitán Levi.
-soldado di la orden de irnos a descansar - ordenó.
-lo siento yo estaba...- pero fue interrumpida nuevamente.
-ustedes estaba distraída buscando esto- agrego mostrándole la bufanda roja.
La joven la tomo, por unos segundos sus manos se tocaron.
El capitán noto las manos frías de la chica, eran suaves y delicadas.
Levantó la vista para ver a la joven quien en su rostro ya no llevaba su clásica mirada, está vez se veía triste, melancólica.

Aunque no lo pareciera levi sentía pena por ella, después de todo entendía el sentimiento de proteger a la persona que uno quiere.
- soldado pasa algo?- preguntó.
-nada- agregó la joven, parándose y envolviendo nuevamente la bufanda en su cuello.
Bajo de el árbol y se dirigió a descansar.
Levi aún estaba sobre el árbol, vio alejarse a la peli negra y se sentó.
Esa chica tenía algo, desde la primera vez que la conoció género en el un sentimiento que nunca había sentido antes, no lo entendía...

A la mañana siguiente después de desayunar los entrenamientos continuaron, serían 2 días más de mucho entrenamiento, de exigencias y malos tratos por parte de el capitán, quien en ocasiones solía ser bastante duro.
La mayoria de los soldados, en estas instancias, se encontraban agotados, pero mikasa mantenía el ritmo de una manera ejemplar.
Pero levi lo sabía, su mente estaba en otra parte, y sabía exactamente en donde...

Ese día comenzarían con las pruebas, Eren seguramente estaría emocionado, después de todo sentía que estaba ayudando.
Pero la peli negra no estaba así, estaba preocupada, quería asegúrese de que no le harían daño.
No podía evitarlo no importaba cuanto lo intentara, cuanto el la regañara, simplemente no podía dejar de preocuparse, de pensar en el antes que ella.
Estaba demasiado concentrada en ello que no noto que un verdadero Titan se hacercaba.
-Ackerman!- se oyó.
Cuando la joven reacciono ya era tarde, el Titan estaba demasiado cerca.
Alguien salió de entre los árboles y tomándola de la cintura la llevo hacia un árbol.
Los demas actuaron rápidamente y acabaron con el tiran.

Mikasa levantó la vista para ver nuevamente al peli negro parado frente a ella.
-estas loca? Debes concentrarte!- le ordenó furioso.
-descansa por hoy Ackerman y como castigo te quedarás un día más aquí-
Sin decir palabra alguna, la chica se paró y se dispuso a regresar al campamento, sin antes observar al Titan, quien se encontraba muerto en el suelo.
-esta noche quiero hablar con usted - oyó al capitán.
Se limitó a asentir y siguió su camino.

¿Realmente te amo?¡Lee esta historia GRATIS!