¿Soy adoptada?

4.9K 229 5

Era un simple martes por la tarde, había vuelto del instituto y de repente me llamaron por telefono unos banqueros. Me hicieron una pregunta de lo mas extraña, era...

- ¿Aquí vive Rose Brien, John Brien y Ryan Brien?- me preguntó desde el teléfono una teleoperadora.

- ¿Y su hija, que me dice de su hija?- pregunté en tercera persona.

-En nuestro departamento no nos consta ninguna hija. De todas formas queríamos informarles de que entre mañana y el sábado llegará la factura de su casa por email, gracias.

*No sabía que decir, así que colgué. Por muy alocada que pareciera la idea, sí, si estaba pensando en que quizás, por alguna extraña razón yo no era hija de mis padres. Le comenté a mi hermano y me dijo que estaba delirando, que me dejara de tonterias.

Dos dias mas tarde llegó el email y la carta de la factura de casa, una vez más se olvidaron de mi nombre. Aquello empezaba a ser muy raro.

Le volví a decir a Ryan lo que pensaba, mi idea alocada, como el decía. Me dijo que si se lo preguntabamos a mamá y a papá y el tenía razon le tendría que dar todos mis ahorros.

Naturalmente me negué, así que investigué yo sola. A la semana siguiente decidí ir a casa de mi tia-abuela Virginia para preguntarle. Sabía cual seria la respuesta, que era hija de ellos y que estaba muy loca, pero no iba muy bien encaminada...

- Tia Virginia, necesito saber una cosa. ¿Soy hija de mis padres?  Se que suena rara la pregunta pero necesito quedarme tranquila.-dije mientras me hacía una trenza.

- ¿Pero, cuantas veces más me lo vas a preguntar niñita?- preguntó con cariño.

-¿Veces...más?-pregunté con cierta duda.

- Cuando tu madre murió de cáncer, Rose, tu actual madre se encargó de ti, ya que era tu madrina. Decidimos guardar el secreto. Pero lo que no entiendo es... ¿Cómo es que estas viva, estoy soñando? Yo tenía entendido que caistes enferma como tu madre biológica.-me quedé sin palabras, no sabia si irme sin decir nada, o si hacer más preguntas, el caso era que, no era hija de nadie. Mis padres estan muertos y soy huérfana...

Me fuí corriendo a casa, a buscar a Ryan para contarle todo. Al principio no me creyó pero luego se dio cuenta de que iba enserio, el tampoco queria creerlo. Entonces los dos nos quedamos en silencio durante unos cuántos minutos. Entonces rompió el silencio diciendo:

- Suerte que no aceptastes la apuesta que te hice, no se que haría sin mis ahorros.-dijo con tono burlesco para cortar la tensión.

- ¡Ryan¡ No bromees ahora con eso...- exclamé con cierta molestia.

- No me lo puedo creer, no eres mi hermana biológica. Ahora se porque siento cosas...

- A que, a que te refieres con cosas Ryan. No me asustes, no me confundas.

- Lo sabes bien Julia, lo sabes bien.-dijo mientras me cogia la mano.






                                                                                                *CONTINUARÁ*

Mi hermano y yo ❤️ (Acabado)¡Lee esta historia GRATIS!