En la Mansión Trancy por segunda vez

652 43 10

Entre a mi cuarto a lo cual como siempre me encerré con llave, no podía soportar el dolor y ira que sentía mezclada como una fusión no muy soportable  que digamos… aunque no valía la pena a veces pienso de donde surgieron esos sentimientos que antes no sentía nada, creo que tendría  esos sentimientos de ser querida pero… será  mejor no sentirlos más, mientras pensaba ello aliste mis pertenencias, fui ladrona y asesina pero eso ya no se repetirá más al final al cabo en lo que tengo que concentrar es en mi venganza y lo más rápido posible de que mi alma sea tragada por mi querido demonio el cual tenía razón ,como siempre,  esto de Ciel era una completa estupidez, en eso mire por última vez la luna brillante y luego cara de desprecio al pensar esas cursilerías, para luego abrir la ventana y saltar cayendo como siempre parada, pero en eso me encontré con una mirada muy conocida la cual era…

Finni el cual al mirarme con mi equipaje y todo, se lanzó asía mi llorando como si lo fuera a dejar, aunque eso era verdad, para luego rogarme que no me fuera a lo cual mi plan fracaso y me tuve que quedar solo esta noche, en eso el me guía donde el establo y dijo:

-Perdón por no traerte en un lugar más limpio y elegante, pero es el único lugar en donde estarás oculta y sabré donde estas- dijo un poco avergonzado

-No te preocupes… en verdad no soy millonaria ni nada de eso soy igual que ustedes  no soy como su bochan que tubo todo a la mano como siempre…- mire a un lado tratando de no explotar

-Usted no hable así de mi bochan aunque sea un poco arrogante es una buena perdona- me sonrió- pronto lo conocerá bien hasta mañana- dijo mientras cerraba las puertas

Mientras veía las puertas cerrar por completo me eche de cansancio y cae en sueño completo

*En el día n-n”*

Desperté poco a poco por unos ruidos insoportables, a los cuales al mirar hacia arriba mientras abrazaba un pedazo de paja vi la estúpida cara de Lissana la cual se burlaba de mi muy incrédula, a lo cual yo como respuesta la mira de reojo sin interés y me volví dispuesta a dormir pero… Lissana me jala del pelo asiendo que levantara la cabeza a lo cual yo respondí con mi experiencia dándole una patada de esas que suenan en el estómago a lo cual ella me soltó y cayó al piso retorciéndose de dolor, yo la mire sin interés con cara de: “para la próxima me dejas dormir e_e”, para luego salir del establo con mis cosas e ir asía la puerta, abrirla y luego cerrarla con un poco de fuerza.

Después camine metiéndome al bosque, pero pare para ponerme una capucha ya que había mucho sol, luego fui a la mansión de Alois la mire un momento para luego sentir un abraso de sorpresa por atrás para darme la sorpresa que era Alois, si… “sorpresa” luego él dijo:

-Buenos días, _______ - me saludo con la mano sonriente- ¿Cómo estás?

-Ha… bien como siempre-dije burlona

- Y esa maleta- señalo mi maleta sonriente

- Me fui de la mansión del bochan- dije burlona y enojada

-¿Te boto?- dijo mirándome burlón

-No yo mi fui ya harta de sus estupideces – dije un poco enojada

- Mi doncella… ¿Quisiera quedarse en mi mansión?- dijo sonriente- ya por fin abrió los ojos mi dama

- Por supuesto Conde Trancy si usted me lo pide-le seguí el juego para luego entrar, mirarnos y reír a carcajadas de la estupidez que acabábamos de hacer, luego entre en mi cuarto y puse las cosas en su lugar, Claude había salido a comprar por mala suerte… en eso recuerdo que tenía un pañuelo con mis iniciales (tus iniciales) a lo cual lo busque sin descanso hasta llegar a la conclusión que lo deje en la mansión de Ciel. No quería volver pero no quería mandar a Alois para que buscara el Pañuelo eso sería muy cobarde de mi parte, total la discusión entre Ciel y yo se queda entre nosotros y claro también de la insoportable de Lissana, salí de mi cuarto bajando las escaleras un poco rápido… bueno lo más rápido… ya estaba corriendo en sí, luego abrir la puerta y salí corriendo hacia la mansión de Ciel, entre de golpe, mire de reojo a Lissana y Ciel los cuales estaban en una posee muy comprometedora para luego subir a mi cuarto y encontré… mi pañuelo cortado como en migajas me quede perpleja… era un objeto único dado por mi madre a mi menor edad a lo cual de niña me lo ponía como mini capa y actuaba como los héroes de mis libros infantiles recordé en ese momento con brotar de lágrimas en mis ojos… no podía creer que alguien sea tan cruel como para hacer eso para colmo tenia mis iniciales y una pequeña nota que mi madre había escrito como autor del pañuelo, los cariños de mi madre se fueron cenizas, luego de seguir llorando en silencio oí unas risas de Lissana detrás de mi burlándose  de mi sufrimiento a lo cual la mire con odio y con mis lágrimas cristalinas, en eso paso Ciel y me miro, para luego mirar a Lissana la cual se hizo la inocente y dijo que la estaba culpando sobre el pañuelo y que yo lo había cortado para culparla como la víctima como si yo fuera la mala del cuento  a lo cual… el idiota de Ciel le creyó yo estaba a punto de decir una lisura pero fui detenida por Sebastián el cual vino y miro de reojo a Ciel y Lissana , para lo cual  se acercó a mí y me dijo que no valía la pena gritarles que era verdad pero a la vez era el pañuelo de mi madre a lo cual recogí los trozos humildemente y los puse en mi vestido sosteniéndolos para luego salir corriendo asía el segundo piso y salir de la mansión ocultando mi llanto a lo cual inmediatamente fui a la mansión de mi amigo Alois y entre y fui directamente a mi cuarto y ordene en orden mi pañuelo  y podía arreglarlo por suerte sabia tejer…  entonces me seque las lágrimas y le sonreí  de alegría mientras Alois entro preocupado y me encontró sonriendo y a la vez llorando a lo cual me seque mis lágrimas y le salude con la mano, pero no funciono para calmarlo que inmediatamente me abraso y me hizo un cuestionario como los que solían hacer Ciel y yo le abrase para luego alejarme de el y tranquilizarlo, ya calmados los 2 le conté lo sucedido y… Alois quería matar a Ciel a lo cual le dije que no valía la pena aunque por una parte le quería tirar una cachetada a Ciel por idiota aunque como dijo Sebastián no valía la pena para nada. Por suerte sé que tengo un amigo que nunca jamás me abandonara y ese es Alois el cual por muchos días me quedare supongo ya que el creo que no me dejara ni ver en retrato al “Boochan”.

"Aquel día en lo que todo cambio"  (CielxTu)¡Lee esta historia GRATIS!