01

1.4K 225 23
                                    




JiMin está harto de sus días, trabajar hasta tarde y siempre estresarse porque se siente observado, es como tener un dardo en la espalda y no poder sacarlo.

Está cansado porque su jefe recientemente encontró a su pareja destinada, estuvo durante una semana presumiendo en su trabajo y saliendo temprano para comer con esa persona, JiMin apenas puede respirar con la cantidad de trabajo que le delega últimamente, uno de estos días terminará colapsando por mucho que le agrade su jefe.

Mira su cuerpo en el espejo antes de tomar una ducha, él también tiene tatuajes pero ninguno es el de su pareja destinada, se hizo su primer tatuaje a los dieciocho, el segundo a los veinte, el tercero a los veintiuno y ahora tiene veintitrés años, ama sus tatuajes pero sigue molesto preguntándose dónde estará el inepto de su alma gemela.

Cuando fue joven se prometió no salir con nadie que no fuera su persona destinada, salió con algunas personas para complacer caprichos físicos o más por curiosidad pero cuando el tatuaje no apareció lo dio por terminado, ahora se pregunta si hizo mal, quizás su alma gemela no será su pareja como tal, podría ser como Taehyung también, él tiene dos parejas destinadas, maldita envidia.

Taehyung tiene a HoSeok y a Jin todos tienen el tatuajes el uno del otro de la primer frase que se pensaron al conocerse, solo es una lástima que HoSeok sea bartender y su tatuaje diga y "Linda voz pero primero Vodka" pero esos son pequeños detalles y el vodka sabe bien.

También ha escuchado de almas gemelas que no se aman más que como amigos, salen y se casan con otras personas y pero no se aman de ese modo mutuamente. ¿Y su pareja es una mujer? ¿Cómo puede salir con una mujer si le atraen los hombres? Que estresante vida.

Esta desnudo para cuando lo asaltan los pensamientos pero decide tomar su celular y ordenar algo de comer antes de entrar en la ducha, será mejor estar triste con una pizza y cerveza.

Para cuando sale de la ducha su cabello está mojado, tiene una pila de platos sucios y basura de empaques de comida que normalmente compra en su camino de vuelta del trabajo, se pone ropa interior y comienza a deshacerse de los desperdicios y siquiera limpiar el área donde piensa sentarse a comer para poder seguir hundiéndose en sus pensamientos desesperados.

Su pareja destinada debe ser algún idiota en el extranjero, no está dispuesto a esperar pero al final del día es todo lo que puede hacer, no se trata de estar desesperado por tener una pareja, no ha necesitado una antes y no lo hará, su problema es la incertidumbre de no saber con quién estás ligado desde que nació hasta tu muerte, no puede ser como la ruleta rusa, le inquieta el no tener el control sobre eso y por eso está tan ansioso por encontrarlo, quiere saber lo que la vida tiene deparado para él, así si tiene que maldecir al mundo podrá hacerlo por completo.

Termina de vestirse y logra arreglar su piso, su sala es pequeña y su habitación ocupa la mayor parte del lugar, está seguro de no haber usado la cocina de forma eficiente desde que su jefe se encontró a su pareja, el lugar huele a soledad desde la entrada.

El timbre de la puerta suena y el mensaje de que su comida está esperando también lo recibe en su celular, se termina de colocar la camisa antes de abrir la puerta.

—Buenas noches—saluda casualmente.

—Hola—lo saludan de vuelta, el chico sostiene su paquete delante de él, es extraño porque tiene la cabeza baja y JiMin apenas puede ver a través de su cabello rubio pero no dice nada al respecto.

—Gracias—toma el paquete y entrega el dinero sin pensarlo demasiado.

—El dinero de la entrega se paga por aparte—le dice el repartidor, JiMin lo sabe pero olvidó sacar dinero para eso y su cartera está en algún lugar en su sala.

—Espera aquí, iré por él—no recibe respuesta porque ya está corriendo dentro, debió pensarlo antes pero la mayoría de lugares ya no hacen eso, simplemente cobran la entrega junto a la comida.

—Lo siento lo había olvidado—Esta por entregar el dinero pero un ruido extraño vino del chico, era un ¿maullido? — ¿Qué es...?

El chico de las entregas intenta sostenerse a prisa la chaqueta pero aun así logra ver a una bolita negra escondiéndose bajo su gran chaqueta roja.

— ¿Es un gato? —pregunta confundido.

—Lo encontré abajo, algunas personas no los quieren porque son negros, lo siento—contestó el chico, aun evadiendo su mirada por completo.

—No tienes que disculparte, es lindo de tu parte adoptarlo—sonríe en respuesta.

—Gracias, esto...—el saca al pequeño animal de su chaqueta, estaba envuelto en un pañuelo de color gris, era bastante adorable de ver —es poco profesional.

A la vez que dice las palabras por fin levanta el rostro, tiene un sonrojo leve que se debe más al frio o al hecho de estar avergonzado por ser atrapado con un gato dentro de su chaqueta en medio del trabajo pero JiMin no está preocupado por eso, se ve bastante bien para él, no cualquiera se tomaría la molestia.

—No hiciste nada malo—intentó consolarlo—Toma—entrega por fin el dinero.

—Gracias—acomoda al gato en un brazo antes de tomar el dinero de las manos de JiMin, junto a su pulgar y camino al índice habían palabras escritas, el chico frente a él ya tiene una pareja, eso es tan molesto de ver pero de nuevo no puede evitar mirarlo por demasiado tiempo.

Las palabras dicen "Adorable"

JiMin está por desmayarse.

Mira su mano en el mismo lugar, "¿Por qué sonríe tan bonito?"

Tienen que estar bromeando. 



.

.

.

Y así comienza, 

Me divierte mucho comenzar con otra historia ligera. 

Kofi. 

Close Behind [YOONMIN]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora