Prólogo

19 1 0
                                    

  Mi cuerpo temblaba debido al frió, odiaba el maldito momento en el que acepte salir con Hae Hyun y este no hacia mas que fumar cigarrillos mientras esperábamos para entrar al club, no solo odiaba haber aceptado, sino que también había permitido que escogiera la ropa que llevaría. algo que abrigaba muy poco para las frías noches que habían en las calles de Seúl.

  -Se que este es el correcto, Soobin, confía en mí- farfulló dando una calada al cigarro.

  -Será mejor que regresemos a casa, llevamos horas en esto, estoy cansado- me queje recargándome en la pared. Habíamos salido de casa temprano y este era el tercer bar en donde probamos nuestros carnet falsos y nos rechazaban. Pero nadie lograría sacar de la cabeza de Hae hyun sus planes de embriagarse y coquetear con el primero que la invitara.

  -Ni siquiera he probado el primer trago- se quejo sentándose en la acera.

  Mis pies me dolían, quería llegar a casa y hundirme en mi cama hasta que volviera a salir el sol.

  - Lo sé, pero el alcohol lo podemos encontrar en otro lugar- me excuse parándome frente a él.

  -Pero así no es divertido- claro como estar en colas interminables para que nos rechacen al llegar es lo mejor del mundo.

  -Porque no mejor regresamos a casa, y lo intentamos el fin de semana que viene, así conseguimos unos carnet mejores.

  Pude ver la resignación en sus ojos cuando se levantó, había arreglado su ropa para verse unos años mayor incluso se había maquillado para esta noche,pero aun así no logramos pasar de la puerta.

  -Pero me debes una, prométeme que lo intentaremos la semana siguiente- suspire y asentí.

  Nos salimos de la fila y miramos hacia la avenida, la calle estaba llena de personas que al igual que nosotros querían entrar al lugar.

  -Tomaremos un taxi- sugirió caminando a mi lado,

   -Aquí es imposible, además estos pantalones no me dejan respirar- me queje a medida que avanzábamos, llevaba unos pantalones de cuero tan ajustados que la circulación de la sangre iba más lento, pero según Hae Hyun hacían que mi trasero se viera mejor.

-Pero te ves increíblemente sexy, así que. ¿que es un poco de aire  a cambio de un gran trasero?-

  Ni siquiera me molesté en contestarle, algo sabía era que a él nadie le sacaba algo de la cabeza.

  Las calles parecían estar más oscuras con cada paso que dábamos, no se veía ninguna señal de que fuera a pasar un taxi por ese lugar y mucho menos a esa hora.

  - Veamos el lado positivo, el ejercicio nos hará bien- Hae Hyung intentaba sonreír.

  Escuchamos el sonido de los botes de basura cayendo y unas voces de hombres, y ambos entramos en pánico, caminamos a grandes zancadas pero con este maldito pantalón era muy difícil.  las voces y los pasos se escuchaban más cerca. ¿cuánto tiempo llevarían siguiéndonos sin que lo notaramos?.  Hae Hyun que es la más valiente de ambos se atrevió a mirar hacia atrás y el pánico lo inundó por completo. comenzó a correr y no dude en seguirlo

  Ahora las voces eran gritos llenos de morbosas y malas palabras, seguí corriendo y al cruzar en un callejón perdí la vista de mi compañera, trague profundo buscando un lugar un donde esconderme cuando siento que algo frió toma mi pierna, ahogue un grito cuando Hae Hyun tiro de mi hacia unos contenedores.

  Los hombres se detuvieron en el callejón  y comenzaron a registrar el lugar, sentía mi corazón a mil por hora cuando se detuvieron frente a nosotros y movieron los potes dejándonos a la vista.

  -Siempre hacen esto antes de cada revolcón?- preguntó uno de los sujetos, parecía saborearse al vernos y las nauseas me invadieron.

  No tenía escapatoria, había llegado mi día, sabía que iba a morir a manos de unos hombres asquerosos.

  Sus manos frías comenzaron a tirar de mi pierna y me arrastraron al medio de la calle, forcejeó intentando zafarme pero era imposible.

Escuche el llanto de Hae Hyun justo segundos antes de que una luz me cegara y se escucharan el sonido de unas llantas.

Instinto de SangreDonde viven las historias. Descúbrelo ahora