C A P I T U L O D O C E

696 115 29

La respiración de Louis se aceleró mientras caminaba hacia su oficina. Enfrentarse con Harry lo había dejado mareado y demasiado confundido.

Siempre pasaba lo mismo. Cada vez que se acercaba al mayor este lo dejaba con algún tipo de malestar.

- Lou, cariño. - Kat lo frenó tomandolo del brazo. Lo observó detenidamente a medida que torcia sus labios en un gesto de extrañeza. - ¿Te sucede algo?

Louis negó sin pensarlo. Se soltó del agarre y siguió su camino. La rubia lo siguió de cerca, preocupada por su amigo.

- Tienes una expresión perturbadora, dime que te sucede.

El castaño entró a su oficina intentando cerrar la puerta pero Kat la sostuvo y entró.

- Dímelo ahora Louis. - Ordenó, con el rostro serio.

- No sucede nada Kat.

- Louis. - Pidió, suavizando su voz.

- Necesito estar sólo, eso es todo. - Respondió con voz suave.

La rubia asintió, se acercó al más alto y lo abrazó por la cintura. Sabía que algo le sucedía a su amigo, pero si preferia no contárselo, ella lo aceptaría.

- Está bien. - Acarició su espalda formando pequeños círculos. - Te traeré un té. - Acarició su rostro antes de separarse y salir de la pequeña oficina.

Louis suspiró. Tenía suerte de tener a alguien como Kat, tan atenta y amable.

Se sentó detrás del escritorio y acomodó algunos papeles que estaban sobre este, sin prestar demasiada atención.

Su jefe estaba desquiciado, o intentaba dejarlo desquiciado a el, aún no estaba seguro.

No podía permitir que se acerque de ese modo, no otra vez. Había sido débil ante sus toques y su imponente presencia.

Se mordió los labios. Las grandes manos se sintieron bien, no podía negarlo, era tan pasional como lo recordaba, casi llegando a ser bruto.

Recordó las cámaras de seguridad, de seguro lo estaba observando en ese momento, esperando algún movimiento extraño de su parte para llamarlo y requerir su presencia.
Conocía la manera en la que pensaba el mayor, calculando cada paso que daba, cada movimiento.

Sintió que estaba pensando demasiado en el rizado y decidió seguir con su trabajo, no debía prestarle tanta atención, no debía darle lo que quería, no iba a satisfacerle.

                              ♡♡♡

Cuando menos se lo esperó había acabado de revisar cada papel sobre la mesa, toda la información aceptable y de buena calidad estaba amontonada hacia un lado, y hacia el otro se encontraba lo que el llamaba 'basura', que consistía únicamente en noticias vacías y tontas.

Le dio un último sorbo al té que le había traído Kat hace ya algunas horas y colocó la taza sobre la mesa.
Ya casi era hora del almuerzo, así que decidió tomarse un merecido descanso.

Tomó la taza nuevamente y salió de su oficina, dirigiéndose a la cocina. Se sirvió un poco más y lo bebió con lentitud.
Observó a Kat sentada en su pequeño escritorio, escribiendo algo en la computadora. La rubia no lo había vuelto a molestar después de traerle el té, había entendido a la perfección el significado de 'querer estar sólo'.

Iba a dirigirse a su oficina nuevamente cuando vio a Aiden entrar en la cocina. Sonrió al verlo allí.

- Louis. - Se colocó frente a el. - Es bueno verte.

Mi Posesivo Ex Novio (Larry Stylinson)¡Lee esta historia GRATIS!