NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Parte 1

33 3 6


Sentía como el agua me envolvía, como me iba arrastrando hasta el fondo. Yo solo podía patalear fuertemente intentando llegar a lo que suponía que era la superficie, para conseguir una ansiada bocanada de aire, pero por más que lo intentaba no podía dejar de hundirse y después de un desesperado grito de socorro, todo se volvió negro.

La luz del Sol se reflejaba en el rocío de la mañana y el viento me golpeaba en la cara mientras caminaba de hacia el río; sentía como la hierba me mojaba los pies desnudos y como mi vestido tropezaba con mis pies.

Seguía pensando en la pesadilla que había tenido la noche anterior, todo había parecido tan real, me había despertado sobresaltada, empapada en sudor y con el corazón latiendo a mil por hora, me había costado unos segundos darme cuenta de que me encontraba en mi habitación y no debajo del agua.

Mientras estaba sumergida en mis pensamientos, vislumbre una capa en la orilla del río, era una capa negra y grande que, apoyada en una roca, brillaba con el sol. Una capa como aquella sólo podía ser de una persona, me giré sobre mi misma e intente encontrarlo, pero un segundo después ya estaba a mi lado y yo salte asustada.

-Hola-dijo él con una sonrisa.

-Príncipe- respondí yo haciendo una pronunciada reverencia mientras intentaba regular los latidos de mi corazón, que debido al repentino susto me había dado.

-Sabes que odio que me llames así-dijo él en tono enfadado.

-Sabes que odio que me asustes- rebatí yo- Además,¿qué problema hay con que te llame así?Jaiden el segundo dragón de la casta real, el segundo pilar de nuestro reino, aquel que no dejará que la oscuridad se cierna sobre nosotros-recite su título nobiliario, que tantas veces había escuchado.

-El último- corrigió él, mientras agachaba la cabeza.-Ahora el último.

Jace tendría ahora 21 años, pero el primogénito de la familia real había muerto hacía un año por una extraña enfermedad,y con él se había ido un pilar del reino, y dejado sólo a Jaiden.

-Lo siento, yo no quería.....

-No pasa nada, tengo noticias que contarte.

Nos sentamos en la orilla del río , contemple la superficie y vi a una chica delgada, demasiado quizás, con la piel muy pálida, el pelo negro y ojos verdes sentada al lado de un chico; un chico grande, alto, con el pelo y los ojos marrones. A primera vista podrían pasar por dos chicos cualquiera, pero él era príncipe y ella una simple muchacha ,era extraño que dos personas de dos mundos tan diferentes pudieran ser amigos. Nos habíamos conocido muchos años atrás cuando él había entrado en la librería de mi padre y le había aconsejado llevarse un libro que me había encantado, para mi sorpresa había vuelto a la semana siguiente pidiéndome que le recomendará otro. Y así semana tras semana, libro tras libros nos hicimos amigos. Siempre habíamos estado ahí el uno para el otro, en la muerte de su hermano , en la quiebra de la librería de mi familia. Ahora él debía enfrentarse a confesare a su padre que se había enamorado perdidamente de Galatea, una muchacha que había conocido en el mercado del pueblo, el problema era obviamente, la diferencia social.

-Lo haré, lo haré hoy en el baile. Se lo contaré a mi padre- dijo e hizo una pausa dramática y me miró- estoy cagado de miedo. Sus ojos se volvieron más oscuros por unos segundos, haciendo verlo más vulnerable de lo que lo había visto nunca.Yo no podía hacer nada para ayudarle, así que me limite a abrazarlo y rezar porque todo saldría bien.

-Sabes que estoy aquí, ¿verdad?, siempre estaré aquí para apoyarte, porque eso es lo que hacen los amigos, apoyarse en los momentos más difíciles, no estás solo.

El último dragón¡Lee esta historia GRATIS!