Pensamientos Positivos [EDITADO]

10.1K 560 24

La fresca brisa de una mañana más asistiendo a ese aburrido colegio, le pegó sobre la nuca. Donde las puntas, más claras de lo que era el resto del cabello castaño, se pegaban por la existencia del sudor que le ha sacado las actividades físicas que aquel viejo profesor les ordenó hacer.

A pesar de siempre prestar su total atención a las clases, ese momento en especial dedicó una mirada perdida a tal paisaje dentro de aquellos muros grisáceos: caminos que por largos parecían infinitos, cubiertos casi en su totalidad por los pétalos rosas que caían de los fuertes y firmes cerezos que se alzaban majestuosos y frondosos como una bella cortina en los edificios. Él amaba su habitual asiento, por eso siempre lo escogía, era un escape, un breve vistazo a lo bella que podía ser la vida:

- ¿Eres el presidente estudiantil?- escuchó preguntándole desde atrás, un chico que observó detenidamente antes de dar respuesta alguna, pues aunque fuese el representante de todo el colegio, le sonaba desconocida esa fría voz.

Las ropas, no eran iguales, no era un "uniforme", parecía alguien ajeno a ese monótono sistema. El cuerpo, similar al de un bravucón cualquiera que robaba pertenencias ajenas, sin embargo, parado en una posición relajada, como alguien que en cualquier momento podría ser atacado y él se defendería al instante. El rostro... ¿alguna vez había visto algo igual? No sabía como describir esas facciones tan fotogénicas y atractivas, pero sin una pizca de ego o soberbia. Simplemente una cara única y de ensueño que cambió su expresión tras verle.

- Lo-Lo soy- y miró de nuevo hacia la ventana. No porque pensara en disfrutar una vez mas de la vista, no, es que sabía la mirada de embobado que le demostraría- ¿Necesitas algo?- era difícil resistir las ganas de mirarle mil ocasiones más.

- (Mofarse) Emm, lamento molestarte, pero el maestro de artes visuales te requiere en el taller- él no se limitaba, al contrario, se permitía estudiar con la mirada a ese nuevo chico.

- No hay problema, vamos- «Venga, debo calmarme» salió del asiento y antes de irse acomodó la silla. Le siguió, aún conociendo el camino, reconocía que era distraído.
No se pronuncia palabra, pero si que es cierto que se sentía observado detenidamente, como si aquel joven deseara grabarse su apariencia en la memoria.

«¿Que hay de mal en mi? Es como si estuviese lleno de defectos... acepto que soy huérfano, sin nada mas que lo poco que tengo por ofrecer, alguien con una máscara demasiado falsa y aún siendo tan obvio la gente se traga mi actuación. Eso demuestra lo poco que cualquiera se ha llegado a interesar en mi» - Gracias por acompañarme- rompió ese silencio que comenzaba a calarle.

- Gracias a usted, por seguirme- ¿una sonrisa? ¿que había hecho Connor para ganar aquel gesto perfectamente esbozado en tal atractiva cara?.

- ¿Por que agradeces algo así?- se creyó satisfecho, ¿que clase de imán lo arrastraba a verle?.

- ¿Acaso no es algo de agradecer contar con la compañía de alguien como tú?- se movió hacia su derecha, obteniendo un contacto simple de hombros.

- ¿E-Eh?- «"Como tú''» resonó cuantas veces fue necesario para confundirse abrumadoramente, ¿a que demonios se refería?.

- (Mofarse) Que lindo- con su cálida mano revolvió los mechones castaños que dejaron de estar peinados.

- ¿Uh?- recibió gustoso aquellos cariños, disfrutando con mucho gusto la atención- No es necesario que me trates así, solo se como los demás- «No necesito esa falsedad» aunque dijera esto, para nada lo era, ese tacto no se sentía como ningún otro.

- Perdón, ¿te hice sentir incómodo?- preguntó alarmado por causar molestia al contrario.

- No-No es eso- apartó la vista al lado contrario, para no pedirle más con su mirada, deseosa de experimentar nuevamente la sensación de esas manos, mas grandes que las suyas.

El Lindo Presidente Estudiantil #WOI2017 [EDITANDO]¡Lee esta historia GRATIS!