Capítulo 30

3.1M 187K 1M
                                    

C A P Í T U L O    3 0


CAPÍTULO FINAL


LUKE HOWLAND


PRESENTE

Estaba consciente de mis decisiones, a pesar de los problemas que había tenido con Hasley, todo se encontraba actualmente bien con ella. Claro, quizá en el ámbito familiar, con mi padre, las cosas no mejoraban, sin embargo, tampoco habían empeorado. Pol ya estaba en la ciudad y eso significaba una sola cosa; pronto partiría.

—¿Estas seguro de lo que harás? — André cuestionó a mi lado mientras encendía un cigarrillo.

—Sí — afirmé asintiendo varias veces, convincente de mi decisión —. No puedo echarme hacia atrás. Digo, en menos de un mes me iré y no quiero que haya secretos entre Hasley y yo, realmente anhelo que las cosas marchen muy bien entre nosotros para que no haya disgustos, malos entendidos o que ella se entere por terceras personas.

—¿Cuándo tienes pensado decírselo? — él inquirió dando una gran calada a su cigarrillo.

—Mañana por la noche — respondí —, quería saber si me podrías ayudar, te necesito — pedí, no entendía por qué me sentía un poco nervioso, siempre solía decirle las cosas a André como una orden y él las tenía que acatar.

Sonaba un poco posesivo ahora que lo repetía en mi mente.

—Bien, siempre he sido tu gata — farfulló entre dientes, a lo que yo maullé en forma de burla causando que él me diera un leve golpe en el hombro y yo me quejara —. Un día te patearé el culo.

—Tranquilo — reí — Solo consígueme la furgoneta de nuevo.

—Oh, vaya, ¿a dónde la llevarás? Aunque la pregunta más importante aquí es ¿iré a tu cita? — habló en un tono gracioso.

—La llevaré a una puta cascada porque ella quiere ir a una — fingí una mueca de asco — Le diré todo lo que quiera saber, pero necesito una canción que Zach siempre solía cantar y es con la que ahora me siento tan identificado, es una de The Fray llamada You Found Me, te pido de favor que dentro de éste metas una carta que te daré... Y no, no te llevaré. Me ayudarás porque no tengo aquel disco de esa banda, y mañana estaré con ella, así que te ordeno que me lo encuentres, maldita sea, estoy nervioso — escupí apurado.

—Pensé que me bañaría en la cascada — pronunció con tristeza disfrazada y lo miré mal — Pero esta bien, cuentas con mi apoyo, jamás creí verte en tal estado, ¿una carta?

—Sí, la cargo aquí — señalé dentro de mi chaqueta — Son algunas cosas que debe de saber una vez que me haya ido de Australia, le pediré que la lea cuando me encuentre lejos, para que no intenté impedirlo.

El moreno asintió y echó unas cuantas palabras al cielo.

—Habrá algo más importante ¿no es así? Quiero decir, tu actitud no es la misma que otras veces, estás actuando más nervioso de lo normal.

BOULEVARD © #1  [✔]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora