1.

30 7 0
                                    

Advertencias: drama y angst. Namjoon!Alfa x Jimin!Omega.

 Namjoon!Alfa x Jimin!Omega

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Parte Uno: Verano.

Todas las mañanas Jimin se despertaba a las siete, saliendo de la cama y siendo el primero de la casa en levantarse

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Todas las mañanas Jimin se despertaba a las siete, saliendo de la cama y siendo el primero de la casa en levantarse. Namjoon, su alfa, se revolvió entre las sábanas, dejándose diez minutos más en dormir.

Encendió la luces del comedor, subió a la pieza donde dormían profundamente los gemelos: Jin y Jungkook, de quince años.

—Arriba, tienen que ir a la escuela.

Luego, fue donde dormía el pequeño Jungkook, que ya no era tan pequeño. Había cumplido doce el mes pasado, pero para Jimin siempre sería su bebé. Sus hermanos eran casi tan altos como su mamá, y ya se comportaban como adolescentes hormonales, sin embargo, Jin vigilaba muy de cerca a su hermano mellizo, desaprobaba cualquier alfa que intentara acercarse a Jungkook, aunque recién empezaba a tolerar la presencia de Mingyu.

Jimin, en el fondo, no quería que se hicieran mayores, sobre todo Jungkook y Hoseok. Sus cachorros eran su vida, y por nada del mundo quería que pasara por lo que tuvo que pasar él durante los primeros meses después de dar a luz.

—¿Mamá? —balbuceó la voz de Hoseok, bostezando.

—Buenos días cielos.

El omega se escondió bajo la sábana, quejándose de que tenía sueño. Jimin sólo sonrió, recordándole que en cinco minutos lo quería listo para desayunar.

La escuela primaria y secundaria empezaba sus clases a las ocho y Namjoon entraba a trabajar a esa misma hora. Jimin debía procurar tener el desayuno servido, los uniformes escolares limpios y planchados y, además, las loncheras llenas de comida antes de las siete y medusa, momento en que cogía las llaves del auto, se despedía de Namjoon con un beso y llevaba a sus cachorros a la escuela.

Conocía tan bien su rutina que incluso podía hacerla con los ojos cerrados; cinco días a la semana durante diez meses, los otros dos eran vacaciones, pero eso no le libraba de seguir haciendo las tareas del hogar todos los días. Pero ya estaba bien así, ¿no?

Four Seasons [MiniMoni]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora