00

1.7K 152 63
                                    

Iván miraba de forma escéptica su mano, sobre ella había un pequeño pétalo rojo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Iván miraba de forma escéptica su mano, sobre ella había un pequeño pétalo rojo.

ᜭ ¿Qué es esto? - Se preguntó en voz alta, analizándolo más de cerca.

Hace un par de minutos estaba de lo mas normal en el salón de clases cuando de repente comenzó a tener arcadas y un pequeño ataque de tos. Por un instante creyó que iba a vomitar, así que se fue corriendo al baño. Grande fue su sorpresa cuando escupió aquel pétalo.

"Imposible" Fue lo unico que pensó antes de dejar el pétalo caer, pisoteándolo con enojo. Cuando se había dado media vuelta y estaba dispuesto a regresar al salón de clases, volvió a toser; fue un ataque de tos, uno violento. La tos se hacía cada vez más fuerte al mismo tiempo que sentía algo subir por su garganta. Volvió a expulsar aquello que obstruía su tráquea, pétalos de flores y finos hilos de sangre tocaron sus zapatillas.

Los pétalos eran de preciosos tonos cálidos, pero sabían a pura mierda.

ᜭ No hay chance de que esto sea real - El azabache rió incrédulo a pesar de sentir unas inmensas ganas de llorar. Volvió a mirar los pétalos -. No puedo tener esa enfermedad - Se dijo así mismo.

Sí, estaba enamorado. Y sí, era consciente de que su amor no era correspondido, pero a Iván no le importaba, él estaba conforme con ser su mejor amigo. Además, no iba a arruinar su amistad de casi siete años por sus estúpidos sentimientos.

Pero si él estaba dispuesto a vivir sabiendo que nunca sería correspondido, ¿por qué le tenía que estar pasando esto?

ᜭ Rodrigo hijo de puta - Murmuró en un hilo de voz -. Por tu culpa... - Su voz terminó por quebrarse, sus labios temblaron y sus ojos se cristalizaron. ¿Por qué él?

No, Rodrigo no es culpable de nada, el único culpable era él mismo. Si no fuera tan cobarde, probablemente ya le habría confesado sus sentimientos sin importarle el rechazo y si llegaba a morir, lo haría sabiendo de que pudo decirle todo lo que sentía. Sin embargo, aún en una situación en donde había más probabilidades de morir que vivir, Iván estaba dispuesto a llevar ese secreto a la tumba.

Carraspeó un poco, aunque eso solo le hizo daño, su garganta ardía como el infierno - algo lógico después de haber vomitado pétalos -.

Su mente le hizo una mala jugada, pues sin siquiera desearlo, recordó todo lo que había pasado antes de que presentara los síntomas. Rodrigo y su novia, Lucía, hablaban; se veían muy felices, sonriéndose mutuamente mientras se tomaban de la mano. Iván podía ver todo desde su asiento y, justo después de presenciar esa escena, fue que comenzaron los malestares.

Iván lavó su rostro y terminó por tirar los pétalos en el contenedor de basura para luego regresar a su salón de clases. Una vez llegó, lo primero en lo que pudo fijarse fue en aquel chico de ojos verdes que lo traía enamorado desde hace un par de meses. En eso, su melodiosa risa llegó a sus oídos y otro ataque de tos volvió a aquejarlo.

Para su suerte, no había sido tan fuerte como el que tuvo en el baño, por lo que pudo disimularlo un poco. Escupió otro pétalo aunque esta vez ya no fue rojo, fue el pétalo de una flor de Narciso.

Hanahaki Disease: La persona que padece esta enfermedad escupe y vomita pétalos de flores, la causa principal de esto es por un amor no correspondido

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Hanahaki Disease: La persona que padece esta enfermedad escupe y vomita pétalos de flores, la causa principal de esto es por un amor no correspondido. La "infección" se puede eliminar quirúrgicamente, sin embargo, también se eliminarían los sentimientos de la víctima que sufría por amor. En la mayoría de casos, el paciente pierde la capacidad de poder enamorarse.

En caso de que la vícitma no sea atendida a tiempo por un médico, puede llegar a morir por las flores que llenan sus pulmones y las raíces que crecen por su sistema respiratorio.

HanahakiDonde viven las historias. Descúbrelo ahora