Capítulo 5

64 4 9

El viernes en una mañana alejada de algún lugar...

Se encontraba Marcos, dispuesto para empezar un nuevo rumbo. SI. Un nuevo rumbo para correr. Marcos últimamente se levantaba por las mañanas para correr, supongo que tendrá que ver con la influencia que le daba estar con Paula, para él, descuidarse sería como un Gran Error para su relación. Paula, Nunca, mencionó que fuera necesario su físico, pero para Marcos es algo esencial. Mas, el cree que si no la perderá para siempre. Tonterías de chicos. Bueno el caso es que Marcos se levantó temprano para correr, no antes sin desayunar y arreglarse. Siempre hacía la misma ruta, el mismo recorrido, pero hoy haría algo distinto, hoy iría por otro camino, acababan de construir un camino verde cerca de donde él vivía así que decidió probarlo. Cogió su mochila e introdujo una botella de agua, las llaves de su casa y por último se puso los auriculares dió al play y metió el móvil en la mochila. Se colgó la mochila en los hombros, comprobó los cordones de las zapatillas, salió de la casa y cerró la puerta de un suave golpe, para no despertar a nadie de la casa.

NARRA MARCOS

Me dispuse a correr, empecé andando deprisa, hasta que terminé corriendo. La música fluía por mi cuerpo, era genial sentirse tan vivo, las voces, los instrumentos, se oían dentro de mi, cosa que me daba más y más energía para correr. Yo seguía corriendo y la canción lips are movin de Megan Trainor, invadía mi yo interno. Una gran canción para mover el esqueleto o para correr, aunque ahora prefería escoger la segunda opción, dado mi escasez de baile. Estaba enérgico, motivado, un gran momento que disfrutaba cada vez más a gusto, pero mi estúpida perdida en un infinito lejano, hizo que me chocara con una persona. DIOS, que estúpido y torpe podía llegar a ser...me giré para pedir perdón a la chica, pero no pude terminar la frase al ver quien era aquella persona. ¡Dios mío! era...Miranda. Miranda fue mi novia y hacia mucho que no la veía, de hecho juraría que se fue de la ciudad porque su padre consiguió un gran trabajo.

-Yo: Hola, lo siento por el golpe, no miraba por donde iba.

-Miranda: Hola, no pasa nada, yo tampoco miraba.-Dijo con una sonrisa-.

-Yo: ¿Pensé que te habías ido a otra ciudad?

-Miranda: y así es, pero sigo teniendo familia aquí y en el verano intento pasar alguna semana.

-Yo: Me parece genial, no sabía que corrías, pensé que lo odiabas.

-Miranda: Si, me dí cuenta que para estar guapa debía sufrir y bueno cuando me acostumbré se volvió una aficción.

-Yo: Me alegro, te ha sentado muy bien.

-Miranda: Gracias, a ti mas que a mi-me dijo mirándome sin vergüenza de arriba a abajo-.

-Yo: Gracias, creo que debería seguir mi camino.

-Miranda: Si quieres podemos ir juntos.

-Yo: de acuerdo...-Dije no muy convencido-

Nunca pensé que pudiera estar así Miranda, había cambiado RADICALMENTE, en serio, era irreconocible, estaba muy guapa, la ropa deportiva se ajustaba perfectamente a su delgado y sexy cuerpo. Si. Miranda había adelgazado y estaba sexy y guapa, cada vez que pasábamos por un grupo de chicos, TODOS y sin ninguna excepción se quedaban mirando a la chica que tenía a mi lado. Se puede decir que esos años en la otra ciudad, hicieron una gran mejora a la Antigua Miranda. Aunque bueno, yo ahora tenía conmigo a Paula y era a la única que quería, de hecho hoy la veré, porque vamos a celebrar aquella GRAN noticia de Mina, para ella esas entradas eran algo más que un sueño, eran una ilusión. El camino se estaba acabando y en todo aquel tiempo con Miranda me lo pasé muy bien, nunca pensé que volver a verla sería algo divertido. Quien sabe, a lo mejor podríamos volver a ser aquellos gran amigos que tuvieron que separarse por un inoportuno empleo. El camino se terminó y la calle se dividió en dos direcciones, cada uno debíamos tomar una de ellas, nuestras casas estaban opuestas una de la otra. Paré de correr y con gotas de sudor cayendo por mi frente, dije:

-yo: Me tengo que ir por este camino, me alegro de haberte visto, espero verte otra vez.-dije con una sonrisa-

-Miranda: si, yo me tengo que ir por el otro camino, yo también me alegro de haberte visto, si quieres...¿podemos quedar hoy? para refrescarnos un poco, ya sabes, hace mucho tiempo que no nos vemos.

-yo: mm..me encantaría pero ya tengo planes con mi novia, de todas formas ya quedaremos otro día.-dije algo incomodo-

-Miranda: Oh claro, pásatelo muy bien, si ya quedaremos.-dijo algo molesta-.

Me despedí con la mano y comencé a andar hacia mi casa. Miranda me puso en una situación un poco incómoda, al principio me la encuentro y se empeña en que vayamos juntos a correr y después lo de quedar...me ha resultado más impulsiva de lo normal, se que hacía mucho que no la veía pero en un pasado fue una grandísima amiga y nunca la vi comportarse de esa forma. Entendiendo que nos conociéramos, pero hacía mucho tiempo de aquello y saltar así de repente que si quería quedar me pareció demasiado entusiasta e impulsivo, ¡dios! nos acabábamos de ver después de más de dos malditos años. Quizás cambió más de lo que me esperaba, aunque puede que la esté juzgando demasiado pronto, ver a un viejo amigo es algo fantástico y se debe de haber emocionado más de lo debido. Tenía curiosidad por ella, saber que hizo, que estudió, su nueva casa, su nueva vida, saben, cuando se marchó no pudimos comunicarnos y nunca lo hicimos, así que lo único que podía hacer era imaginarme que allí era feliz. Ahora había vuelto y podíamos hablar de ello, de esas cosas que nunca hemos sabido del uno y del otro.

Pero lo que de verdad no sabía Marcos, es que Miranda había cambiado y no a bien. Miranda le llevaba espiando desde hace mas de un mes, pero nunca había dado la cara. Planeaba un plan, un plan de conquista, seguro que habéis pensado en historia, pero no, no es esa clase de conquista, aquella chica lo que quería era mucho menos que eso, solo deseaba el corazón de ese chico. Miranda estaba enamorada de Marcos y aunque cuando se fue no tuvo agallas para decírselo, ahora es más madura y está decidida a conseguir su preciado tesoro, aunque tenga que eliminar cualquier tipo de obstáculos y si Paula es uno entonces, no le quedará más remedio que eliminarla del mapa de Marcos a cualquier coste.

Hola chic@s, por una parte, siento haber tardado tanto en actualizar, pero aquí lo teneis y aunque sé que no es muy largo, mañana intentaré subir otro capítulo para compensaros mi tardanza, los malditos exámenes hacen que no pueda esccribir tan a menudo. mientras que por otra parte, quería comentaros una cosilla, he publicado otra novela como ya sabeis, publiqué el resumen de ella y bueno, necesito que os metais en mi hermoso perfil y busqueis mi nueva novela, SI, A TODO. Les agradecería muchísimo que la leyerais, es muy mágica y poco a poco habrá más y más sorpresas, como en esta historia.

Muchas gracias y por favor, pasaros a ver mi nueva novela, besos y nos vemos pronto.

Los sueños a veces se cumplen¡Lee esta historia GRATIS!