2. El impredecible Michael Collins.

46 45 0
                                    

Su obsesión con los lobos, empezó desde ese gran día, el día de su cumpleaños número 13, cuando su papá le regaló un libro de animales salvajes, porque pensaba que tal vez así su hijo podría aprobar su examen de ciencia, obtener más conocimientos y salir de la primaria en la que se había estancado por no estudiar mucho, situación completamente distinta a la de Brandon.

Desde aquel día en que su padre le dio ese obsequio, la vida de los lobos lo envolvió completamente, investigó mucho sobre ellos, consiguió más libros sobre ellos, tanto de temas informativos, como leyendas, también compró trajes para disfraces y cuanto más investigaba, más aumentaba su obsesión por ellos y su deseo de ir al bosque, aunque su padre le había dicho, que en el bosque no iba a encontrar nada, ya que desde hace mucho tiempo se habían ido o extinguido allí, pero eso no retenía al chico.

- ¿Y qué pasa si están escondidos y nunca se fueron? le decía siempre.

- No, no lo están y no sigas, sabes que Brandon y tú tienen prohibido ir al bosque.

- Papá, que tu hermano haya desaparecido allí, no quiere decir que a mí también me suceda lo mismo.

- Michael, ya basta por favor, mejor preocúpate por terminar la preparatoria, tienes 20 y aún sigues estancado allí, ¿Cuántos años más piensas reprobar?

Michael ya no decía nada, odiaba cuando su padre llegaba a ese asunto, odiaba la escuela, desde hace mucho tiempo estaba intentando rendirse, pero su padre no se lo permitía, Brandon siempre trataba de enseñarle, sin embargo, todo era en vano.

Pese a los obstáculos de aprendizaje en las enseñanzas típicas de la escuela, ambos hermanos aún seguían compartiendo su amor por la música y ya habían empezado a cantar en los pequeños restaurantes y bares del lugar, por supuesto que eran composiciones propias, tenían talento para ello. Ambos cantaban de todo, aunque el fuerte de Michael era el rock, mientras que Brandon amaba las baladas, le encantaba la música suave, esa que siempre se oía como poesía.

Su obsesión con los lobos, lo volvió un sujeto aislado de muchos. Un buen día quiso dejar de cantar y se sumió en un encierro loco en su habitación, con muchos libros y diversa información acerca de los lobos. Con esfuerzo y por presión de su padre, logró terminar la preparatoria, pero no quiso continuar la universidad, sentía que volver a estudiar, le quitaría tiempo para cumplir su tan ansiada meta, encontrar a los lobos de California y quizá descubrir cual había sido el destino de su tío desaparecido.

Has llegado al final de las partes publicadas.

⏰ Última actualización: May 17 ⏰

¡Añade esta historia a tu biblioteca para recibir notificaciones sobre nuevas partes!

Bajo la luna llenaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora