6. No sé por qué...

158 4 0

Nuestro corazón tiende a hacerse ilusiones, cuando nuestro cerebro sabe de sobra que son ilusiones falsas. Y aún así, esperamos más de lo que recibimos.

Es cómo el angelito bueno y el angelito malo. Y por desgracia, tiene la razón el malo...

Sólo sé, que no sé nada.¡Lee esta historia GRATIS!