«Toma mi mano, mi corazón y alma. Sólo tendré estos ojos para ti
Y sabes, todo cambia pero, seremos extraños si miramos esto demasiado
»

Clary POV

 

Alguien golpea la puerta de la habitación anunciándose y casi entro en pánico por algunos minutos ¿Es el? ¿Ha vuelto? ¿Qué se supone que diga? ¿Cómo debo actuar? La imagen de un rizado con sus ojos cansados destilando sufrimiento corroe mi mente pero todo se disipa cuando una mata de rizos se asoma por la puerta pero no precisamente pertenece a la persona que anhelaba ver una vez más

-¿Qué mierda quieres tu aquí?

-¿Qué te parece si te relajas por un momento?

-Vete a la mierda, no estoy de humor

-Si eso lo he notado, dulzura- Sonríe de lado

-¡No me llames dulzura!

-Bueno ya, calma esas hormonas de perra preñada- dice restando importancia- Sígueme, tienes que bajar

-Tu, maldito cerdo estupido puedes ir desapareciendo por que ni de broma bajo contigo

-Ordenes son ordenes y como no lo hagas por las buenas, lo hare por las malas

-Entonces deberé ponerme agresiva- digo enarcando una ceja

Cruza la habitación en dos simples zancadas y me toma de las muñecas casi arrastrándome fuera de la habitación, intento quejarme y forcejear mientras caminamos por los pasillos de la mansión.

Transitar estos lugares hace que un escalofrío recorra mi espina dorsal ante los recuerdos de meses atrás. La imagen de un sonriente Harry preparando el desayuno acude a mi mente, en mi recuerdo sus ojos están llenos de vida y sus hoyuelos resaltan junto a su resplandeciente sonrisa, al no llevar camisa soy capaz de contemplar su piel tatuada y reluciente bajo la luz mañanera, sus rizos despeinados es un indicio mas de que recién se ha levantado. Me observa y sus labios pronuncian un dulce “Buenos días

-¿Qué quieres para desayunar?- La voz de Valentina destruye mi burbuja

¿En que momento he llegado al comedor? Mis muñecas son libres de la prisión que las manos de George suponían sobre ellas, estoy parada frente a la mesa.

-Lo que sea

Observo a mi alrededor, es igual a como lo recordaba pero un solo detalle a cambiado, el ambiente no es calido como en mis recuerdos, ahora esta inundado por la soledad, como si una capa de hielo recubriera las paredes haciendo del ambiente frío y hasta podría decir penoso. Sobre la mesa descansan algunos platos y mi apetito revive apenas observo las delicias sobre ellos, entonces observo un poco mas y descubro que no me encuentro sola en la habitación, alguien esta allí sentado observándome y no es nada mas y nada menos que el rizado. En un microsegundo comparo su imagen actual con la que descansa en las infinidades de mi mente y el cambio es gradualmente notable

I Won't Give Up (Harry Styles)¡Lee esta historia GRATIS!