¡ACEPTO!

107 18 2

Los días fueron pasando, Elisa, Joséph y yo estuvimos saliendo a parques o sacando de nuevo al perro pero esta vez sin dinero de por medio. Joseph mejorando su pinche habilidad de conducir y nosotras apoyándolo (como siempre desde el comienzo) arriesgando nuestras benditas vidas en cada viaje. A partir del día que falté,el dia en que arregle el cuarto de Dany, las clases comenzaron a pararse por culpa de las ratas, ahora, resultó ser un dilema bastante serio, era una especie de colonia gigante que entraba por túneles subterráneos al instituto, y cada vez fue creciendo más.

Fue tanto asi que la rectora salia en los diarios y la televisión, casi tumban el instituto, bueno no... Pero si permaneció cerrado por unos cuatro días. Y durante esos días, yo iba a visitar a Daniel, cada vez mejoraba más. Su aspecto parecía cambiar y cada vez quería que hicieramos algo distinto, salir a comer con Dalilah, ir a la playa, jugar en mi casa, siempre salíamos los tres, ya que por desgracia, los padres de Daniel habían viajado por un mes, como siempre, pensando solo en su trabajo. Prácticamente era como una hermana mayor para Dalilah, y eso me alegraba, pero no dejaba de sentirme mal por ellos. Claro, con una que otra diversión de pareja en su cuarto mientras la niñita estudiaba.

Todo marchaba bien, hasta que un día en el que estábamos Daniel y yo en la playa haciendo ejercicios para mejorar por completo su hombro derecho. En esas, mientras me concentraba con los ejercicios, Daniel me hizo reír erepentinamente.

_Te ves muy linda haciendo ejercicios ¿sabias?_ me miraba fijamente con esa sonrisa de galán.

_Jajaja, ya, concéntrate por favor_ Evadí su mirada dirigiendo mi vista al mar.

_Tamara_ dice mientras hace que pare lo que hacia y me invita a caminar por las orillas.

_sabes, estos días que has estado pendiente de mi, quería agradecertelo, realmente siento que no quiero alejarme de ti, empezamos como amigos pero senti tantas cosas por ti desde que Lucke se fue que sinceramente tenia tanto miedo de decirte lo que sentia por ti y que no correspondieras igual_

Estaba atónita, ¡no podía creerlo! ¿Que había dicho? prácticamente estaba viviendo lo mismo que yo, sufría lo mismo que yo.

_Eres ese amor que no sentí por nadie Daniel_Decía sin poder dejar de ver sus lindos ojos claros.

_Tamara, ahora que sabes lo que siento por ti y que me crees, quiero decirte lo que debi haber hecho esto antes, se que me escuchaste en el mueble pero quiero que lo sepas todo, no quiero que hayan espacios entre nosotros_

Aunque no quería saber mas del tema, sabia que aun tenia incógnitas, y era mejor saberlo de una vez por todas.

_Esta bien, te escucho_ suspire, después me senté en la orilla del mar la cual su marea estaba baja, Dany me siguio y habló.

_Tamara, ese día me encontré a charlott en los pasillos, sin querer le hice caer el jugo a una compañera y entonces me diriji hasta el cuarto del conserje para buscar un trapero._ narraba mirando el mar sin algún gesto en su rostro. Yo por mi parte sólo jugaba con la arena.

_Charlott caminaba teniéndose de la paredes y lo hacía con dificultad, yo realmente esperaba que llegara a algún sitio, pero por el contrario ella se desvaneció. No había nadie, todos estaban en clases, la compañera del jugo se había esfumado y me tomo tiempo entender que el plan era entre ellas dos, a propósito. Puedo jugarte que me asusté de verdad. Realmente me creí esa escena y la lleve cargada hasta enfermería dejando a un lado el trapero que habia conseguido.

a la víbora víbora de la mar, de la mar.... ¡BASTA TAMARA! PON ATENCIÓN.

_Que caballero_ añadi.

Por la fiesta de Neón ©Read this story for FREE!