Capítulo 11

2.5K 88 0

11

La música pulsaba frente a mi ventana y los extraños que no

conocía, llenaban el área de la sala de los apartamentos cada

vez más fuerte. Creería que por tratarse de un condominio la

gente de las otras unidades se quejarían. Pero, aparentemente,

esto era un centro de fiesta. Los altavoces en la piscina explotaban música

para bailar. Podía oír el mismo ruido yendo por mi cabeza. El lugar entero

estaba alocado. No era un gran edificio. Tenía, al menos 30 unidades y,

según Jewel, todos eran utilizados por sus propietarios. No eran

alquilados. Cerré las cortinas para darme un poco de privacidad. Tres

personas diferentes ya habían llamado a mi puerta. Después del segundo

golpe, dejé de atender. Tipos borrachos con chicas igualmente borrachas,

buscando un lugar para tener desagradables, sin protección y

enfermamente infestadas relaciones sexuales. Temblando ante el

pensamiento, fui al baño privado al lado de mi habitación. Estaba

agradecida por esa pequeña área de paz.

—Abre esta puerta ahora mismo, _______(tn) —gritó Jewel mientras

golpeaba la puerta de mi habitación. Genial, ya estaba borracha y me iba a

forzar a la fiesta. Suspirando, me dirigí a abrir la puerta y terminar con

esto. Sólo quería un largo baño caliente.

Abriendo de un tirón la puerta, empecé a decirle que no estaba

interesada cuando me interrumpió pasándome de largo y cerrando la

puerta detrás de ella. La cerró con seguro y se giró para mirarme.

—¿Qué DEMONIOS le hiciste a Harry Styles? —demandó con una

mirada de asombro en su rostro.

No quería hablar de Harry.

—Te dije que no quiero hablar sobre él.

—Bueno, vas a tener qué, porque acabo de exponer mi trasero por ti

mientras el chico me rogó y suplicó que lo llame si oía algo sobre ti o si

tenía alguna idea de donde podrías estar.

¿Había llamado a Jewel?

—¿Cuándo? ¿Justo ahora? ¿Te llamó? —pregunté confundida.

—SI, me llamó. Sexy acento sureño y todo. Te digo, era lamentable.

LA-MEN-TA-BLE. ¿Qué hiciste? ¿Puedes darme lecciones? Porque, chica,

debiste haber sacudido su mundo.

Hundiéndome sobre la cama detrás de mí, subí la mirada hacia ella

y sacudí mi cabeza. ¿Por qué me llamaría? Él tenía a Ashton ahora. ¿No

podía simplemente ser feliz? ¿Por qué iba a estar rogándole a Jewel por

ayuda? Por el amor de Ashton. Esa era la única cosa que tenía algún

sentido.

—¿Qué dijo exactamente? —pregunté.

Los Hermanos Styles | Harry Styles¡Lee esta historia GRATIS!