Capítulo 1

3.3K 104 1

1

Seis meses más tarde…

Lo había pensado mucho antes de venir pero no podía seguir

evitando todas las fiestas en el campo. Ya era hora de empezar

a actuar como si Beau y Ash estando juntos no me molestara.

—Aquí, hombre. —Ethan empujó un vaso rojo de plástico lleno de

cerveza en mi mano. Frunciendo el ceño, empecé a devolvérselo—.

Bébetelo. Lo necesitas. Demonios, lo necesito nada más de verlos a los

tres.

Estaba agradecido de que habló lo suficientemente bajo como para

que nadie más pudiera oírlo. Podía sentir a todo el mundo mirándome a

escondidas. Estaban esperando ver cómo reaccionaba. Habían pasado seis

meses desde que perdí a Ash por mi hermano. Era más fácil verlos juntos

ahora pero, normalmente, mantenía la distancia. Esta era la primera vez

que había tenido que presenciar como Ashton se acurrucaba entre las

piernas de Beau mientras mi caliente hermano besaba su cuello, mano,

cabeza y cualquier cosa a la que pudiera acercar los labios mientras

hablaba con los demás.

Ethan tenía razón; necesitaba beber. Al tocar el vaso con los labios,

incliné la cabeza hacia atrás y tomé un trago muy largo. Cualquier cosa

que me distrajera de la caliente-sesión delante de mí, estaría bien.

—Sigo sin creer que ustedes dos no van a la misma universidad.

Siempre pensé que los firmaban como a un paquete. —Toby Horn casi

sonaba decepcionado porque había decidido firmar en la Universidad de

Florida en lugar de Alabama, como todos esperaban. Beau y yo habíamos

estado planeando jugar para Crimson Tide desde que teníamos cinco. Pero

cuando Florida me ofreció una beca completa, preferí tomarla. Necesitaba

L

11

la distancia. Ashton se dirigía a Alabama con Beau y simplemente no

podía hacerlo.

—Florida le ofreció un dulce trato. No puedes culparlo por tomarlo —

explicó Beau. Él estaba enterado. Nunca lo mencionó pero sabía que iba a

Florida.

Había cuidado durante mucho tiempo no restregarme en la cara su

relación con Ashton, pero desde la graduación no se molestó más. Cada

vez que lo veía últimamente estaba envuelta en sus brazos y él la miraba

con esa ridícula expresión de adoración que siempre reservó solo para ella.

—Alabama no puede manejar a dos chicos Styles. Necesitaba

compartir el amor —contesté, centrando la mirada en Toby antes de tomar

otro trago de la cerveza.

—Sin embargo, será raro no tenerte alrededor. —Maldita sea, ¿Por

Los Hermanos Styles | Harry Styles¡Lee esta historia GRATIS!