Prólogo

4.3K 105 0

Ashton se detuvo en nuestra rama y se sentó. Hace algún

tiempo, había necesitado de mi ayuda para impulsarse.

Ahora, no necesitaba nada de mí. La había decepcionado de

tantas maneras. Había escuchado el término corazón roto antes de

siquiera entenderlo. Hasta ahora. Sentado aquí observándola, mi pecho

dolía literalmente. Tomar un respiro profundo se había vuelto difícil desde

el día en que salí de la iglesia y la vi con Beau. Lo había sabido. Había

querido que ella me lo dijera para demostrarme que estaba equivocado.

Aunque, en el fondo, lo sabía. Ashton ya no era mía.

-Impresionante. Lo hiciste parecer fácil -dije lo suficientemente

alto para que me escuchara. Me había enviado un mensaje de texto para

avisarme que estaba afuera. Había bajado hace algunas horas para

pensar. Aquí fue donde todo empezó. Era adecuado que terminara aquí

también.

La expresión de Ashton era ligeramente confundida. Amaba esa

mirada. Era adorable.

-Ya estaba aquí cuando enviaste el mensaje. -Le expliqué y una

pequeña sonrisa tocó sus labios.

-Oh -respondió.

-¿A qué debo la visita? -Ya tenía una buena idea del por qué ella

vino. Sólo quería que lo dijera en voz alta. Era tiempo de que limpiáramos

los aires para bien. Levantándome, me encaminé hacia la rama donde

estaba sentada, no sin antes notar la audiencia escondida en la oscuridad.

Parecía que Beau también había venido a buscarme. O tal vez había

seguido a Ashton.

-Quería ver cómo estabas. Beau dijo que tenías una conmoción

cerebral.

No pude evitar reírme. Tenía una conmoción cerebral después de

todo. Arrojé la roca que tenía en mi mano a través del agua.

-¿Te dijo como la obtuve?

7

-Sí. -La culpa en su voz era evidente. Debió haber admitido que le

dio una paliza a mi cabeza. De todos modos, no era su culpa.

-Me lo merecía. Fui una mierda contigo durante toda la semana -

Mi pecho dolió aún más. Ver a todos tratarla tan cruelmente, mientras me

sentaba y no hacía nada, sería una culpa que me perseguiría durante

mucho tiempo.

-Um -Parecía insegura de qué decir a continuación. La había

decepcionado esta semana. Me había decepcionado a mí mismo. El chico

que había sido, el modo en que había reaccionado... Ese no era yo.

-No debí dejarlos hacerte esas cosas. Honestamente, el que Beau

sacara toda la mierda fuera de mí fue un alivio. Me había estado

castigando a mí mismo. Tener a alguien que me hiriera físicamente fue

Los Hermanos Styles | Harry Styles¡Lee esta historia GRATIS!