Capítulo. 18

644 54 10

-lo siento, Luke- lo miré, su mirada era confusión.

-¿Qué?- preguntó tomando mis manos-. Si lo dices por el beso yo lo habría de…

-no es eso… fue eh, perfecto- me sonrojé. Y aunque no lo veía podría jurar que él estaba sonriendo.

-¿entonces por qué?- lo miré y alzó ambas cejas.

-porque acepté salir con Ashton- suspiré mirándolo arrepentido.  Luke me abrazó acunándome en sus brazos.

-de eso no te preocupes, está olvidado. Yo sé que tú no sientes nada por él- sonrió dulcemente, su mirada era segura.

Tragué saliva.


-eh, no, no siento nada por él- reí nerviosamente que por suerte él no lo notó.

-Calum, ¿estás bien?- preguntó preocupado.

-sí, ¿por qué?- asentí.

-estás un poco pálido-  tocó mi cara.

-¿en serio? Yo me siento genial. Confía en mí- entrelacé nuestras manos.

-umh, confiaré- hizo una pausa y sonrió-. Así que… perfecto- mordió su labio jugando con su piercing.

-¿qué? yo. Claro- sonreí arrogante.

-no- frunció el ceño-, bueno… sí- sonrió coquetamente. Sentí mis mejillas calentarse-. Yo hablaba del beso- tocó la punta de mi nariz con su dedo índice.

-oh- reflexioné-.  Sí lo fue- me encogí sonriendo abiertamente.

-estoy contigo-  suspiró.

Nos quedamos en silencio, perdidos en nuestros propios pensamientos. Hasta que yo lo rompí.

-tengo hambre- gruñí.

-somos dos- hizo una seña con dos de sus dedos.

-vamos a ver que hay- me levanté de su regazo y lo tomé la mano guiándolo fuera de mi habitación para bajar a la cocina.

<


-umh, veamos que hay por aquí- busqué en el refrigerador. Había muchas cosas pero no tenía una idea de qué hacer con esas-. Supongo que…- le hice una seña a Luke para que se acercara y lo hizo, miró sorprendido dentro  del refrigerador.

-vaya, refrigerador lleno- silbó-. El mío está tan vacío que parece nuevo- rió.

-¿Qué podemos hacer con esto?

Él se encogió de hombros.

-¿te has dado cuenta que son puras verduras?- me miró divertido.

-¡¿Qué demonios?!- chillé sorprendido por no haberme dado cuenta de eso. Y en efecto, verduras por cualquier rincón ahí dentro.

-ahora. ¿Hacemos una sopa de verdura, o?- chasqueó su lengua-. Eso te haría bien, por lo que te pasó. Eso es saludable- sonrió de lado.

-Luke- reproché-. No me gusta eso. No es para mí- me acerqué a él y lo abracé por la cintura escondiendo mi cara en su pecho.

-Cal, tienes que reponerte- me apretó a él acariciando mi espalda. Su tacto era reconfortante.

-una sopa de verdura no es bueno para mi salud- negué y escuché como refunfuñaba.

-cuando te pregunté ¿que habías comido que te hizo mal? me dijiste que “todos los alimentos  eran bienvenidos a ti”- señaló lo que había dicho hace una hora atrás-. Así que aquí entran las verduras- terminó y como pudo me tomó de mi cara haciendo que lo mirara. Me besó la frente.

Ángel || Cake¡Lee esta historia GRATIS!