I: La visita del chico-cabra.

136 6 0

Ariadna Marie Wade se despertó esa madrugada toda sudada y gritando: Había tenido otra pesadilla.
La chica solía tener sueños de ese tipo, en los que una voz malvada que daba una sensación de frío le decía que ella no podría lograr nada... Que ella no era nadie y que jamás evitaría que ella (la voz) se levante, Tu compañero ya casi esta en mi bando, cuando lo esté, tu y tus hermanos estarán muertos decía la voz, luego comenzaba a sentir un dolor atroz en todo el cuerpo, como si la estuvieran cortando en pedazos. Y luego despertaba.
La chica miró su despertador, las 5:00 a.m.
Genial pensó Otra vez no dormiré un carajo.
Se levanto de su cama, fue al baño, se lavó y se peinó, luego se miro en el espejo, sus ojos azules eléctricos y su cabello también azul (se lo había teñido) y volvió a su cama.
Se quedo usando el celular hasta que salió oyó un ruido que venia de la cocina; sobresaltada, se paro de su cama con su pijama de gatitos y fue a investigar. Bajo las escaleras con mucho cuidado y vio a un ser extraño hablando con su padre, tenía el torso de una persona normal pero tenia dos cosas como cuernos saliendo de los costados de su cabeza, y en las piernas... Esperen no tenia piernas, tenia ¡Patas de cabra!
Ariadna sacudió la cabeza, no, no era una alucinación, entonces notó que el ser estaba hablando con su padre y se escondió detrás de la puerta a escuchar.
-... ya es hora, Marcus, no puede seguir viviendo tan lejos del Campamento sin siquiera saber qué o quién es. Además, la guerras se avecina y tu sabes muy bien que ella cumple un lugar importante en ella- dijo el niño-cabra.
- Bien- bufó su padre- pero déjame a mí decirle quien es su madre.- ¿Mi madre? pensó Ariadna,  ella murió cuando yo nací. Pero un par de pasos acercándose interrumpieron sus pensamientos, Ariadna corrió hacia su habitación, haciendo el menor ruido posible, y se metió adentro de sus sabanas revueltas, pretendiendo estar dormida, unos cinco segundos después su padre toco la puerta.
- ¿Ari?- dijo mientras la abría y miraba su falsa cara de dormida- Tengo que decirte algo.

Bendecidos [PJO y HOO fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!