¡ESA COSA NO ES MÍA!

105 14 3

Joseph frena el bus violentamente haciendo que las lindas cortinas casi se calleran de las ventanas y voltea su cara a Elisa igual que el exorcista.

_Elisa, donde dejaste a Beto, ¡¡¡dime que Beto esta en la cajuela del equipaje!! ¡¡Dime algo!!_ Dijo desesperado.

_No lo se, yo solo lo noqueé y lo deje aquí _ Dijo riendo

_¿que tu que?, ¿¿noqueaste a Beto??_ abrió su boca sorprendido.

_Si  antes de salir, para que se quedara quieto..._ Asintió.

_No es gracioso Elisa_Gritó

_¡¡¡Mierda Elisa donde esta esa chanda!!!_ Grité apretando mis cachetes desesperadamente

_Jajajaja ya aquí esta_ saca al perro desmayado del suelo

_¿lo ven? Aun duerme...si tocas su cuerpo ves que aun respira... Lo hice para que no molestara mientras estaba solo._ Tocaba al Beto durmiente.

_eres una..._Dijo joseph prendiendo el auto de nuevo, era mentira lo del noqueo, seguramente el perro estaba adormilado porque tomo una siesta y ya

_Jajaja hubiera echo eso antes..._ Reí.

El bus emprende camino de nuevo, todos estamos listos para ir a casa de nuevo, Elisa mirando por la ventana como niña, el perro durmiendo en el asiento, Joseph contento manejando y yo aun mirando feliz este boleto. Como es la vida tan hermosa conmigo, después de unos 15 minutos de viaje, joseph alerta de una esquina llena de policías pidiendo papeles para continuar el camino.

_Mira arriba, allí en ese bolsillo debe estar mi permiso de conducir_ Ordenó Joseph.

_Ohhh tienes permiso, ¡genial!_ Sonrió Elisa. Sin embargo busqué en el bolsillo de arriba cualquier tipo de documento pero no había nada.

_Nada joseph, No hay nada aquí._Respondí bajando mis manos.

_rayos Tamara, buscalo en cualquier sitio rapido, de lo contrario tendremos problemas._ agregó nervioso. Por lo menos estábamos en un semáforo en rojo.

_Rayos espera no me presiones._ Hablé meneando mis manos como un pulpo.

_Yo buscaré por aquí._Añadió Elisa acudiendo su busqueda. Nada, no hay nada, ni en mi silla, ni en el bolsillo de arriba, ni en el monedero o al lado del estéreo.

_no chicos, acá atrás no hay nada_

Me empecé a preocupar por el hecho, no puede ser... No puedo volver a la cárcel, ¡¡no ahora ni nunca!! Empecé a pensar presionada, mire a todos lados, y de repente, debajo de la silla de conductor había algo de color plateado, seguro era algún diseño del documento, metí mi mano y lo saque... Vaya sorpresa que me di.

_Que es...¡¡QUE ES ESTA MIERDA!! ¡¡QUE ES ESTO JOSEPH!!! _ Grite histérica en el auto. Joseph me mira y abre su boca en señal de mucha sorpresa petrificante

_PERO QUE... NO, ¡¡ESO NO ES MIO!!_ Gritó, y salió de su asiento partiendo hasta la parte de atrás del bus asustado, buscando los documentos desesperado.

_¡SANTO CIELO!_ Añadió Elisa igualmente sorprendida Subiendo sus manos a su cara.

_yo te ahorco ¡¡YO AHORCO A ESTE TARADO !!!_ Grité y fui tras el con mucho impulso y adrenalina sobre mi.

Después de sacar el cinturón de seguridad y al llegar, me abalance sobre Joseph, ahorcándolo con furia y halando fuertemente su cabello. Parezco toda una caníbal cuando se trata de saber algo.

_AUHHH ¡¡QUE NO ES MIO LO JURO!!_ Gritó evadiendo con su mirada los dos objetos que encontré.

_¿Entonces de quien es? Porque yo ddudo que de sea de Leopoldina ¿no crees? ¡¡Esto es tuyo tarado!! Que te pasa, ¿YA ERES MUY MACHO ACASO?_

Por la fiesta de Neón ©Read this story for FREE!