Nuevo reto

163K 10.5K 399

-Suena interesante... -Valerie me miró fijamente esperando a que continuara.

Una sonrisa se asomaba por la comisura de sus labios.

-Para ti va a ser casi repetir un reto, pero puede llegar a ser divertido. De todas formas, necesitamos retos de verano.

-¿Y navideños? -propuso.

-No estaría mal.

-Bueno, no nos distraigamos, dime en qué habías pensado.

-En realidad es medio reciclaje de uno de los retos que ya hicimos. Me acordé que... -en ese instante fui interrumpido por mi celular -Perdona -le dije a Valerie mientras contestaba.

Valerie se paró y se alejó discretamente como dándome mayor privacidad para hablar. Teniendo en cuenta que se trataba de mi mamá, no me hubiera importado que se quedara.

-¿Qué ocurre? -pregunté siguiendo constantemente a Valerie con la mirada.

Por lo visto mi "suegrita" no era la única que había visto las noticias. Tras hacerme jurar que yo no había incendiado la escuela, ni prendido fuego en nada ni nadie, mi mamá empezó a preguntar cada detalle que se le podía ocurrir. Limitándome a responder con "uh", "ah" y "sí, ma" escuché como desesperaba y se calmaba sola. Mis ojos no se separaron de la guapa chica que tenía enfrente ni un instante, quien, sin proponérselo, robaba mi atención. Tras unos cinco minutos que me parecieron treinta, mi mamá comenzó a despedirse. Le demoró un poco porque todavía no terminaba de tranquilizarse, aunque finalmente logró decir un "adiós, te espero en casa" al que le añadió una felicitación de cinco minutos más por mi comportamiento con Valerie.

-¿Todo bien? -preguntó ella cuando por fin volví a guardar el teléfono.

-Eso creo -me encogí de hombros.

-¿No deberías regresar de una vez? -volvió a acercarse.

-No... ellos pueden esperarme un rato.

-Pero...

-No hay problema -la interrumpí con algo de firmeza antes de que insistiera.

Valerie no me lo discutió aunque pareció preocuparse por mí.

-Todo bien -le aseguré esperando cerrar con eso el tema.

Conocía a mi mamá. Una vez que conseguía hablar conmigo se calmaba. Probablemente me examinaría llegando a casa y me haría un interrogatorio, pero este último sería por puro chisme.

-¿Cuál era tu idea del reto? -preguntó sentándose en la mesita justo en frente de mí.

-Unos tres días pasar el verano como suele pasarlo el otro. Solo que será con amigos. Tus amigos y amigas te dirán si parezco un chico bueno y los míos verán si entonas. Sé que se parece al reto del fin de semana pero será como una prueba definitiva. No habrá queja válida.

-¿Querrás presentarme a todo tu grupo? -alzó una ceja sonriendo burlona.

-¿Querrás presentarme al tuyo? -imité su tono.

-Decidido queda entonces. ¿La próxima semana estará bien?

-No vas a aguantar tres días con mis amigos.

-Eso crees -sonrió decidida.

-Hernán me ayudará a ponerte retos -me sentí ya saboreando la victoria.

-Tu hermanito a mí.

"Mierda. Todo menos que el enano entrara en el juego. La reput..." apreté la mandíbula maldiciendo por dentro. La sonrisa de Valerie era ligeramente maliciosa.

-¿Tienes miedo? -preguntó con un tonito de fingida sorpresa.

-¿Yo? -me hice el ofendido -nunca.

-¿Quién empieza? -inquirió aguantando una risa.

-Tú. Yo necesito coordinar. Y que sea fin de semana.

-Hecho. Iniciamos el lunes.

-No me digas, te aparecerás temprano en mi casa -contuve a duras penas una sonrisa burlona.

-Muy temprano -sonó amenazante aunque en sus ojos se leía la risa.

-Te advierto que me encontrarás dormido -me incliné hacia adelante con un gesto engreído.

-Te advierto que no dudaré en despertarte -se acercó de igual manera de forma que nuestros rostros quedaron separados solo por centímetros -y no lo haré bonito.

-Eres irritante -susurré rozando la punta de su nariz con la mía.

-No tanto como cierto "caballerito" que conozco -rozó provocadoramente sus labios contra los míos al hablar.

Nuestras miradas se encontraron. Podía sentir su respiración de lo cerca que estábamos y estaba seguro de que ella sentía la mía que también se estaba acelerando poco a poco pero el jueguito consistía en no caer.

-Muy irritante -sonreí de medio lado.

-Lamentablemente no lo suficiente como para espantarte -murmuró.

-¿Quieres que me vaya?

-Te apuesto que no podrías.

-Esa sí es una apuesta que estoy dispuesto a perder -todo me llegó en ese instante y me acerqué los centímetros que faltaban para besarla al fin.

Valerie no tardó en echarme los brazos al cuello devolviéndome el beso. Estaba por abrazarla y pegarla a mí cuando oímos unos pasos en la escalera. Nos separamos de una, golpeándonos en el intento.

-Auch -ambos nos quejamos por lo bajo.

Reímos suavemente al intercambiar una mirada.

-¿Chicos? ¿Todo bien? -la mamá de Valerie se asomó. 

Le lancé una rápida mirada al angelito notando que sus labios estaban más rojos y ligeramente hinchados. Ups. Rogué mentalmente que su mamá no lo notara.

-¿Qué pasa, ma? -Valerie parecía incómoda y nerviosa.

-Tu papá está en el teléfono, un amigo suyo te vio en las noticias y quiere hablar contigo.

-Ahorita mismo voy -le dijo antes de girarse a mí susurrando una disculpa.

-No te preocupes -contesté -yo debería ir a casa.

-Nuevamente mil gracias, Castiel -su mamá me despidió con una sonrisa -le diré a tu papá que ya vienes. Acompaña a tu novio, Vale, pero no te demores mucho.

Alcé las cejas absteniéndome de comentar. Era la primera vez que una persona me decía así. Creo que salvo la vez del amplificador, ni nosotros mismos nos decíamos de esa manera. Sonreí ligeramente al darme cuenta que no me fastidiaba ni una pizca. Inclusive podía acostumbrarme a que me presentaran únicamente como "su novio" en lugar de llamarme por mi nombre y añadir "su novio" como un adjetivo. Cuando desperté de mis pensamientos me di cuenta de que su mamá ya se había ido y que ella me esperaba en la puerta de la terraza.

-¿Vamos? -ladeó la cabeza.

En unos pocos pasos le di el alcance. Nos detuvimos en la entrada.

-Voy a mandarte un mensaje en cuanto pueda confirmarte lo del lunes.

-Y yo hablaré con Hernán y los demás.

-Vas a perder -susurramos ambos a la vez.

Intercambiamos una sonrisa.

-Nos vemos pronto, angelito -le dije dándole un beso en la mejilla de despedida.

The Real Bad Boy (PUBLICADO)¡Lee esta historia GRATIS!