-Estas clases molan-comentó  Lucía:- Porque estamos todas las SEIL juntas.

-No ya- habló Emily:- Nunca estamos juntas en clase.

De repente vi a Alex corriendo detrás de Emily, y le dio una nalgada en el culo:

-¡¿SERÁ CERDO!?- exclamó Emily. Se echó a correr más rápido para intentar a alcanzar a Alex, pero no pudo alcanzarlo.

-Tienes un culo sexy Emily:- le dijo Alex y le guiñó un ojo.

¡Qué niñato por dios!. No sé si ese chico madurará algún día si os digo la verdad...:

-Emily, no te preocupes:- le dije:- Luego, después de clase le arrancas las pelotas con alicates.

-¡Ahí, ahí Sandra!- exclamó Irene.

-Qué novia más rebelde tengo-comentó Álvaro, que estaba corriendo detrás de mí.

-Ya ves- le dije y le guiñé un ojo.

De repente, vi salir a nuestros profes a la cancha:

-¡Váyanse a las duchas!

¡Aleluya! No quería seguir corriendo más, de hecho es lo que más odio.

Todos entramos en el gimnasio y fuimos a las duchas.

Mientras me estaba duchando, Emily empezó a hablarme de Alex por enésima vez:

-Espero que en bachiller no aguante a Alex otra vez.

-Emily-le dije:- Admítelo de una puñetera vez. Te gusta. Me lo nombras cada dos por tres.

-Mira a ti Emily te pone ¿eh?- dijo Aitor.

Aitor se estaba quitando la camisa mientras le hablaba a Alex:

-¿A mí? Jajaja, es que da risa cuando se cabrea- se rió Alex:- ¿Cómo me va a gustar si está loca?

Álvaro entró en las duchas al igual que Alex:

-Alvarito, estaba pensando en que mañana…podría pintarle la mochila a Emily con spray de grafiti…¿Qué me aconsejas tío?

-En primer lugar, esa broma es bastante pesada y en segundo lugar, admite que te gusta de una vez. Por algo la molestas todo el rato.

-¿Qué me gusta? Si es una loca. Que se vaya al manicomio.

-¿Qué me vaya a un manicomio?- preguntó Emily:- El que se tiene que ir a un manicomio es él que se dedica a toquetearme y a meterme bolitas de papel en el escote. Es un puto enfermo.

-A ver, es que eso me dijo Emily. De todas formas, tienes que pasar de él. Si te insulta pasa y si te toquetea, pártele la cara y agusto.

-Es demasiada gallina como para que me parta la cara.

-¿Demasiada gallina? El año pasado le metió un tortazo a Kevin por llamarla puta. Le dejó la marca de los dedos.

-Pero si me dijo Kevin que el tortazo se lo metió su hermana.

-Tío-le habló Álvaro:- Kevin tiene la lengua sucia. No le hagas caso.

-Si Kevin te ha llamado puta has hecho bien en meterle un tortazo. Pero si Alex te suelta rollos le sonríes y a tu bola.- le expliqué a Emily.

-Si Emily pierde los papeles, será mejor que le pidas disculpas aunque creo que sería muy difícil que las acepta.

A dos vidas¡Lee esta historia GRATIS!