Capítulo 35

74 10 0
                                    

Revelación

Piotet, Alemania.
1 de Noviembre, 2019.

💣Kahler Holbein.

Odiaba esa ruina pero seguía siendo parte de ella.

Mi propio hermano mintiéndome.

Sonell asesinó a mi madre.

El mismo hombre que abusó de mis hermanos me arrebató lo único bueno que había en mi vida.

Yo te hundí en los planes de Sonell, pero no merecía ser engañado de esta forma tan cruel — le reclamé a Heng—. Siempre supiste y conocías de sus planes, pero no hiciste otra cosa más que quedarte callado, mirando cómo me convertía en el tonto manipulador de sus juegos miserables.

Ni siquiera era capaz de mover sus manos, atado en esa camilla, el silencio nos hizo compañía por largos minutos. Fue en ese momento, donde supe que Heng ya no estaba cuerdo, sonreía como un demente, aquellos ojos azules brillaban al verme sufrir. Era un pésimo momento, pero lo hice, recordé todo lo bueno y malo que viví a lado de Heng, todas esas veces en las que creí protegerlo cuando en realidad debí ser yo quién se cuidara de él.
Yo daba mi vida por ese chico, amaba tanto a mi hermano que acabó con toda la felicidad que nos deseaba a ambos.

Heng mató mi esperanza.

Consumió mi dolor y fue feliz con eso.

— Estoy muriendo, Kahler.

— Ojalá los mentirosos murieran rápido.

— Nos iríamos pronto, Kahl — se atrevió a reír, fue un gesto tan macabro que terminó por aumentar mis nervios.

— Esta noche te van a trasladar a otro psiquiatra, lejos de aquí — me apresuré a decir, no quería volver a verlo.

— Me encierras porque he mentido, cielos, deberían encerrar a Admes, Aremi, Dagna...que por cierto no es Dagna. Es tan complicado entender cuando todos han mentido, incluso tú Kahler. Oh si, pero no podemos estar todos en un psiquiatra porque nos volveríamos locos.

Heng continuó riéndose como maniático.

— Es la última vez que nos vemos Heng.

— No me conmueve saberlo.

— Somos hermanos — el nudo formándose en mi garganta me cortó la voz.

— Si fueras mi hermano me sacarías de este lugar ahora mismo, te unirías a nuestra alianza porque es la única forma de salir ilesos. ¿No entiendes que los elegidos nunca debieron existir? Son ese error en Piotet ahora siendo un caos en la vida de muchos. Nacieron para sufrir, son infelices Kahler, deja de ser como esa gente que quiere salvarlos, porque ya no existe salvación para ellos, solo quieren ser libres y el precio de su libertad es morir.

— No quiero que Haiol muera.

Heng sonrió, negando con la cabeza.

— No quieres que Dagna muera.

— Ella me agrada, mucho.

—Es espléndida, no por nada Haiol la llamó así — Heng me recordó tranquilamente —. Pero también te mintió Kahler, ahora no tienes que preocuparte por ella, no le sucederá nada si exterminan a los elegidos, Baniely le robó la identidad a la hija de Meyer, los Grozheim siempre han protegido a Dagna, la única y verdadera Dagna Grozheim.

—¿Cómo sabes todo eso?

— Esos infelices volvieron para matarnos.

—Vete con tú nuevo padre, no te preocupes por ellos, no son tus amigos, tú no tienes amigos.

Estación Holbein © [Completa ✔]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora