Capítulo. 14

711 56 10

Al instante que me miró corrí hacia él abrazándolo.

¿Qué más podía hacer en una situación cómo está?

-¿nos escuchaste?- preguntó devolviéndome el abrazo.

Asentí sin decir ninguna palabra.

Él soltó una risa.

-¿te llevo a casa?- preguntó separándose un poco de mí.

-eso creo- terminé de separarme de él.

Me di cuenta que traía diferente atuendo que en la mañana.

Se veía malditamente atractivo.

-¿y Michael?- preguntó mirándome.

-¿qué?- salió el chico mencionado con un frasco de dulces.

-¿de donde sacaste eso?- preguntó refiriéndose al frasco mirándolo curioso.

-oh, en... la- señaló un punto, supongo que la cocina-. ¿Cómo se llama esa cosa que está arriba?- preguntó frunciendo el ceño.

-¿qué cosa esta arriba de dónde?- preguntó dudoso.

-la que está arriba de la cocina- rascó su nuca.

-¿el techo?- ladeó su cabeza.

Yo sólo observaba la escena y se me hacía graciosa.

-no, la esa cosa que... esta mira, vengan- nos hizo una seña para que lo siguiéramos y lo hicimos-. Esa- apuntó la alacena.

Luke estalló en carcajadas.

-esa cosa se llama alacena, burro- le dio un golpe en la parte trasera de su cabeza.

Michael se quejó sobándose en donde lo habían golpeado.

-como sea, llevaré a Calum a su casa ¿quieres que te lleve a la tuya también?- preguntó Luke a Michael.

Él dudó un poco pero después habló.

-claro.

*

Ahora los tres nos encontrábamos en el auto de Luke, Michael en los asientos de atrás, Luke obviamente manejando y yo en el copiloto.

-yo opino que es más probable que una ballena caiga en tu casa que a un auto, la verdad- dijo Michael haciéndonos reír a Luke y a mí.

-eso es tonto, Michael- dije rodando los ojos.

-creo que es más tonto que él mismo- se burló Luke.

El chico hizo un puchero y se cruzó de brazos.

Negué divertido.

-¿a qué vino tu opinión Mike?- le pregunté.

-¿viste el letrero de que estaba una ballena arriba de un carro destrozado?

-no- negué.

Él rodó los ojos.

-¿tú Luke?- le preguntó al chico que iba manejando, que por cierto, lucía por así decirlo "sexy" conduciendo.

Wow, ve despacio, Thomas.

-umh, no tampoco- negó él también.

El de cabello rojo bufó.

-no son buenos observadores- se volvió a cruzar de brazos.

Tapé mi cara con una mano.

Después de eso ninguno dijo nada.

Pensé en cómo demonios reaccionaran mis padres al ver a qué hora estoy llegando.

Aunque no creo que estén, hace más o menos una hora se fueron al trabajo.

Ángel || Cake¡Lee esta historia GRATIS!