Capítulo 22 - Usada (En edición)

17.7K 987 76

Cerré lentamente la puerta de mi habitación sin muchos ánimos. Había estado llorando toda la tarde debido a mi engaño y a mi padre con una nueva familia. Me desconocía a mí misma, yo no era esa clase de chicas.

Así que proponiéndome ser sincera, al menos con las personas que puedo permitirme. Busqué en mi agenda del móvil el número de mi hermano, Ethan. Su temperamento haría que explotara, pero debía decirle, debía ser sincera. Si no lo hacía, a la larga, se enteraría y cuando se entere que yo le guardé ese secreto aunque sea para protegerlo... sería capaz de dejarme de hablar.

Llevé el teléfono a mi oído escuchando el tono. No quería causarle el mismo dolor que Jackson me había causado a mí, detestaba tener que contarle, a él y a Kelly. Pero, pese a todo, ellos merecían saber, no era solo mi padre y sería peor si ellos se enteran por los labios de otro.

- ¡Lidia!- chilló feliz.

- Hola- me abracé con mi brazo libre mirando hacia el suelo-. ¿Puedes hablar?

- Am...- escuché una risa femenina-. Si.

Sonreí un poco incómoda.

- ¿Estás con Sam?

Samantha era la mejor chica con la que Ethan podría cruzarse. Ella no era solamente bonita e inteligente, tenía un fuerte carácter y no se dejaba manipular por la cara bonita de mi hermano. Eso me encantaba de ella, ella dominaba en la relación.

- Si- sentí en su voz como sonreía-. Estoy con ella.

- Mándale saludos.

- Claro- asintió- ¿Qué sucede?

- Es...- cerré los ojos fuertemente estando a punto de activar la bomba-. Es sobre nuestro padre, Ethan.

Su risa se dejó de escuchar, de seguro se había paralizado. Me senté en la cama, nerviosa. Me hubiera gustado poder estar allí, pero debía decírselo cuanto antes. Permanecí en silencio mientras esperaba que dijera algo. Subí los pies a la cama y abracé mis rodillas con mi brazo libre.

- ¿Qué?- preguntó en un hilo de voz.

- Lo vi.

Sería mejor decírselo despacio, intentaría apaciguar la situación.

- ¿Y?

- Hablé con él.

- ¡Demonios Lidia!- gritó-. ¡Dime lo que me quieres decir de una vez!

Bajé los pies al suelo y coloqué mi espalda erguida. Quería a alguien que me dijera que todo estaría bien, pero no a cualquiera, a una persona en específico. Cerré mis puños y continué:

- Está enfermo, Ethan.

Soltó un gran suspiro y escuché la voz confundida de Samantha preguntando que sucedía.

- Ahora no, Samantha- le dijo fríamente.

- No le hables así, ella no tiene la culpa.

- ¡Entonces, hermana sabelotodo! ¡Dime quién tiene la culpa!

- Nadie- cerré los ojos repitiendo lo mismo que me había dicho William-. Nadie es cien por ciento culpable.

- Eres peor que mamá- gruñó.

- Ethan, Jackson tiene una nueva pareja y tres niños.

Pude sentir como la respiración del rubio se detenía. Quería estar con él para poder calmarlo, ya que conocía como reaccionaba mi hermano. Tal vez parezca un animal salvaje desalmado, pero por dentro estaba sufriendo tanto o más de lo que yo he sufrido.

Cómo Ocultar un Secreto a Todo el Mundo © HISTORIA COMPLETA (En edición)¡Lee esta historia GRATIS!