Capítulo 30: ¿Ganaron?

2.1K 73 0

Prendimos unas linternas que mi madre tiene de decoración, ya que no queríamos prender las luces para no despertar a nadie. Fui a la nevera, busqué unas cervezas y me senté en el banco, y el se sentó el las almohadas del piso. Nos cubrimos con las mantas que normalmente siempre están ahí y nos acomodamos bien.

—¿Y bien? ¿Me piensas contar?.— le hablé seria.

El me miró por un momento y suspiró — fui a LA con mi grupo a un concurso de baile.

—Siempre amaste bailar.— tomé un poco de mi cerveza —¿Qué tiene de malo?

—Que papá no quiere _______, odia el baile, odia lo que hago.— miró hacia otro lado y tomó de su cervesa.

—Papá no odia lo que haces Eric... Es sólo que él...—me interrumpió.

—Lo odia.

Torcí mi boca —¿Ganaron?— le sonrei.

El se rió y me miró —Por supuesto ______, somos los mejores. Pero ese no es el punto...— volvió a mirar hacia otra parte.

—¿De qué hablas?

—Me ofrecieron un contrato para ser bailarín de Lady Gaga.— en su mirada se notaba orgullo.

—¡Oh por dios! ¡Felicidades!— le dije muy contenta.

—Gracias, hermanita.— sonrió y luego torció la boca —Pero sabes que papá siempre quiso que trabaje en una empresa, que sea exitoso. Sabes que no me van esas cosas, ________.—volvió a tomar un sorbo de su cerveza y la dejó a un lado.

—¿Y tu madre? ¿Ella qué piensa?

—Ella... Ella está feliz por mi, quiere que haga lo que me guste... Pero, me gustaría que papá esté de acuerdo.—suspiro.

—¿Y para cuándo es esa gira?

—Para dentro de tres meses. El contrato está firmado, debemos viajar con The Mob a LA y allí comenzaremos la gira de un año.— en sus ojos se notaba alegría pero un poco de preocupación creo, por lo que mi padre le dirá.

—Eric, debes decirle a papá, creo que se enfadará más si no le dices nada.—me miró y asintió —Estaré contigo.

—Gracias, hermanita.— tomó mi mano y luego la soltó —Okey, ahora, ¿Cómo está mi bello sobrino?—Rió.

—El está muy grande y ansioso de conocerte.— reí — Está con la madre de Justin.

—No me jodas.— rió — Así que volviste con Bieber...

—No he vuelto con él, Eric... Es que ...— miré hacia abajo triste.

—Olvidalo, ya lo sé, lo amas _______, y lo entiendo ¿Dónde está ahora?

Lo miré y apreté mis labios.

Estuvimos hasta las siete de la mañana hablando de todo, de nuestras vidas, recordando cosas que hacíamos de niños, todo. Hasta que ya era tarde y decidimos irnos a dormir, el me saludó con un calido abrazo de hermanos y se fue a la casa de su madre. Yo subí las escaleras, entre a mi cuarto y me dormí.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now