Capítulo 44 "Velas consumidas" (Kangin/Leeteuk)

3K 266 10

44.”Velas consumidas” (Kangin)

Me miré al espejo por última vez y asentí para mi mismo. Estaba bien. Y todo estaba listo. Leeteuk había aceptado el día que le había pedido, y había llegado. Ahora tenía que ponerlo todo en marcha. No sería fácil. La había cagado demasiado como para que fuese fácil ahora, pero estaba preparado para luchar por mi Leeteuk. Por mi líder. Guardé las cosas en el coche y me dirigí a la base militar. Me presenté en la zona de las visitas y me dieron la llave, indicándome donde quedaba el apartamento que dejaban para pasar una noche a amigos y familiares con los que prestaban servicio. Por suerte todos sabían de nuestra amistad y no quedaba raro.

Le dije que le dijeran a Teuk que fuese directo para allí. Prefería adelantarme para preparar las cosas. Cuando llegué vi que se trataba de un simple cuarto que era comedor, cocina y cuarto para dormir, y a parte un baño. Dejé las cosas y empecé a colocarlo. Velas por todas partes y pétalos de rosa.

Siempre, o casi siempre había sido un bruto con él, que iba a lo que iba. Así había empezado nuestra relación. Pero ahora no quería eso. Quería ir más allá. Los minutos pasaron… Y las horas… Y no aparecía. ¿Dónde estaba? Al medio día las velas se habían consumido por completo y yo estaba con los ánimos por el suelo. Entonces me llegó el mensaje.

“LO SIENTO… NO VOY A IR. LO HE PENSADO MEJOR.”

El alma se me cayó a los pies. ¿No iba a venir? EL pecho se me oprimió y  empecé a llorar. De impotencia y de desilusión. Realmente era de esperar. ¿Por qué no me lo había planteado? Era lo más lógico. Después de todo… ¿Por qué darme una oportunidad? No la merecía. Pero no podía rendirme… No quería aceptarlo.

“TE ESPERARÉ HASTA POR LA MAÑANA. NO ME MOVERÉ DE AQUÍ. TE ESPERARÉ…”

Lo envié y me abracé a mis rodillas, llorando. Desahogándome. Las horas fueron pasando y al final me quedé dormido en el suelo, del cansancio físico y emocional.

 

(Leeteeuk)

Estaba aterrado. Después de haber ido hasta la zona de las visitas, había vuelto corriendo al cuarto y me había sentado en la cama. Tenía miedo. Miedo a enfrentarme a Kangin. Miedo a perderme en mis sentimientos. Estaba demasiado abrumado, confuso. No podía ir. Después de unas horas decidí enviarle un mensaje y decirle que no acudiría, pero me respondió que esperaría.

Esperarme… Yo había querido esperarle pero él no me había dejado. Él había destruido todo lo nuestro. Pero ahora me decía que me esperaba. Ahora que yo había asumido que lo mejor era no estar juntos. Ahora…

Cuando llegó la noche me metí en la cama vestido como estaba, pero no pude pegar ojo. El corazón me latía deprisa. Estaba nervioso, ansioso… Quería… Quería ir. Anhelaba a Kangin Anhelaba lo que sabía que tendría si iba. Una despedida… Sus besos… A él.

Así que al final, a las once, me levanté y fui al apartamento. Estaba cerca de la base. Así que podía llegar caminando. El de la puerta me miró raro al enseñarle el permiso y verme salir a esa hora, pero no dijo nada. Tenía una llave del apartamento y la usé para entrar. Todo estaba a oscuras y en silencio. ¿Dormía? Con la luz del exterior se iluminó tenuemente la estancia y se me encogió el alma.

¿Amor o amistad? Segunda parte. (Super Junior-Yaoi)¡Lee esta historia GRATIS!