26-Un Nuevo Comenzar

762 101 38
                                    


6 meses después...

Luego de hacer el amor y saciar esos deseos incontrolables que sentían el uno por el otro. Atilio había decidido tomar un baño de agua bien calentita, para después regresar de vuelta a la cama y dormir abrazado a su mujer quien lo esperaba junto a sus hijos.

-Ya son ocho meses bebés. Falta muy poco para conocernos-Victoria mantenía una plática muy particular con sus hijos mientras se acariciaba delicadamente el vientre ya bastante pronunciado-...que rápido pasa el tiempo, parece ayer mismo que yo me casé con su padre.

Y cómo un recuerdo súbito, las imágenes de aquella noche inundaron sus pensamientos.

>>>>FlashBack<<<<

-Atilio Montenegro acepta por esposa a Victoria Sandoval para cuidarla protegerla, en la salud, en la efermedad, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte los separe.

-Sí padre...claro que acepto.

-Victoria Sandoval acepta por esposo a Atilio Montenegro para cuidarlo y protegerlo, en la salud, en la efermedad, en la riqueza y en la pobreza, hasta que la muerte los separe.

-Sí...por supuesto que acepto-se miran dichosos.

-Las alianzas por favor.

Constanza, con una sonrisa impecable se acerca al "altar" y le entrega un diminuto cojín de terciopelo a los novios donde moraban las alianzas maritales.

-Mi fiera...mía...mi esposa-dijo Atilio emocionado mientras colocaba aquel anillo en el fino dedo de Victoria.

-Lo amo...Señor Montenegro-y al igual que Atilio le colocó aquella alianza que indicaba la unión de sus almas para toda la vida.

Minutos después.

-Lo que Dios a unido en el cielo, que el hombre no lo separe en la tierra. Atilio puede besar a su ahora esposa.

-Escuchaste-se le acercó y sobre los labios le susurró-Por fin la señora de Montenegro...mi señora-y sin retrasar más el momento unieron sus bocas en un beso acorde al momento, que denotaba alegría y dicha.

Pero dicen por ahí que cuando todo está en calma, es porque detrás se avecina una gran tormenta, pues ese instante no era la excepción.

De repente el teléfono de Atilio comenzó a sonar y este se alejó junto a Victoria para contestar.

-¿Bueno?

-Señor, soy yo Bladimir-era uno de sus empleados-disculpe mi atrevimiento de llamarlo, pero me veo en la obligación de informarle que aquí afuera hay un señor preguntando por usted y la señora Victoria y por las pintas que trae me temo que es de la comisaría de la región.

Atilio prensó los dientes y en silencio lanzó una maldición.

-Gracias Bladimir...-enojado cortó la llamada y resopló con fastidio.

-¿Que sucede mi vida?-interrogó Victoria preocupada.

-Victoria...hay que irnos ya de aquí.

-¿Pero por qué? ¿Qué sucede?

-La policía está allá fuera buscándonos.

La fémina llevó la mano a su boca y ahogó un gritito de sorpresa.

-Calma no te preocupes-le besó la frente y la abrazó con afán de protegerla-Nada malo sucederá, gracias a Dios ya yo tengo pensado todo.

The Rivals_A&V (Terminada) Donde viven las historias. Descúbrelo ahora