Bella cenicienta

104 15 0

Los niños callaron y se quedaron viendo a Joseph como tratando de entender lo que acababa de decir.

_¿¿¿DE QUE HABLAS JOSEPH TU ABUELA VINO AQUI?????_ grité.

El me mira con cara de fusil y en cambio, en contados segundos de calma e insertidumbre de repente entra la cabra votando humo por la nariz, y con los ojos mas rojos de lo normal, no traia las gafas, esta atraviesa la puerta a toda velocidad y es allí donde todo el mundo empieza a perder la cabeza. El pánico, se había apoderado del salón por segunda vez.

_¡¡¡¡¡MAMAAAAAA!!!!!_ Gritaron los niños aterrorizados, corriendo hacia los estantes de los libros para treparsen alli y otros metiéndose entre los pupitres para salvar su pellejo

_MIERDA JOSEPH ¿NO ESCUCHASTE ACASO LO QUE DIJERON LOS NIÑOS? ¿¿NO ESCUCHASTE QUE BLANCANIEVES ES UNA ASESINA?? !!!_

_¡¡ES CENICIENTA!!_ Grito un niño mientras lloraba trepado en un pupitre.

_¡¡no lo sé!! Te juro que no se que pasó!!! Yo no mas la estaba acariciando, ella se puso a hacer unos movimientos raros y ella sola se safo ¡¡¡¡LO JURO!!!!_ Gritaba mientras se trepaba en un pupitre con un niño de gafas parecido a el.

La cabra nos miraba amenazante, como mirando a quien cabrear primero, como diciendo " ya basta de tanta charla y todos sean mis esclavos" . Es que a todos nos miraba fijo, y la canción de anaconda recién se había terminado gracias a Dios. Todos estábamos quietecitos como porcelanas esperando que esa cosa no nos mandara a la luna de un cabronazo. ¡Maldita sea! era gigante la intriga, no sabía si hablar, gritar... o desear que llegara alguien para salvarnos.

Sin embargo una idea relució en mi mente. una seriamente benefactora para todos. ¡Sacrificar un niño!

_¡¡NIÑOS!! ¡¡EL QUE AMARRE LA YEGUA Y LA PONGA EN EL PALO LE DOY 50 DOLARES!_ Propuse con la voz alta y temblorosa amarrada a mi lugar. Un estante alto junto con una almohada.

_¡¡¡SU MADRE!!! _ Respondieron.

Necesito otra idea, una menos sangrienta. Como por arte de magia, llega Elisa con una bandeja llena de costillitas en sus manos. Ella era la carnada.

_niños, aquí esta la car.. ¡¡¡AHHH QUE ES ESOOO!!!_ Gritó, al parecer estaba muy concentrada en la cocina como para no haber escuchado ni la musica fuerte ni los gritos de niña de Joseph.

_¡no espera! No gri... _ susurre tratando de que no se alterara, de por si la cabra era fea. Pero necesitaba que Elisa no se fuera a convertir en la chica voladora hoy.

_Tamara, esa cosa me esta mirando_ Habló lentamente y asustada, temblando muy notoriamente por los movimientos de la bandeja.

_Shhh, no hagas ruido Elisa, de lo contrario perderás tus piernas._ Surgirio muy quieto joseph con sus ojos muy abiertos y una cara demasiado escalofriante. Creo que ya perdio la cabeza.

_pero, allí viene..._ Replicó con sus piernas temblando y su voz semiahogada.

_Shhh, cállate Elisa_ Sugerí mordiendo mis uñas.

_esperen... 'PORQUE COLOCA SU CABEZA ASI AHHHHH!_

Por el espantoso grito de Elisa llega la cabra tremendamente furiosa y corre hacia ella, Elisa solo se quedó paralizada y la cabra paso por su lado zapateando fuertemente haciendo que las carnes se calleran al suelo, los niños miraban con terror la escena, Elisa estaba intacta, pues fue como una amenaza y yo no mas le pedia perdon al alma del marranito por haber desperdiciado asi su cuerpo.

Después, cuando la cabra se alejó de nuevo de Elisa, ella intento treparse en un pupitre pero no pudo en absoluto, pues la cabra la descubrió en acción y fue tras ella, esta vez, la cabra no tuvo compasión y la golpeo con su cabeza elevándola con toda furia animal. Elisa va por los aires casi que en cámara lenta, todos estaban aterrorizados, la cabra no estaba jugando. Elisa de milagro cae justo en una almohada. Tenia que admitir que me pareció gracioso el como Elisa aprovechaba la gravedad pero deje de sonreír como una pendeja inmediatamente. La cabra empezó a tumbar pupitres.

Por la fiesta de Neón ©Read this story for FREE!