Narra Zayn

Después de haber tenido éxito con la sorpresa que tenia para Brenna, volvimos a casa, eramos ella y yo, en el coche, la felicidad reinaba en el pequeño espacio del auto, no hacia falta decir mucho para saber que a ella le gustó las sorpresas, tuve que hacer un gran esfuerzo.

Se que ella es de esas chicas que les gusta lo romántico, esas chicas a la antigua, que esperan que un chico les regale rosas y le escriba cartas de amor, que les compre chocolates y vea películas románticas con ella, y que no solo tengan sexo muy loco, sino que le haga el amor, despacio, lento y con mucha pasión. Brenna es de esas chicas que esperan demasiado de un chico, esa clase de hombres se están extinguiendo, pero yo haré el intento de parecerme a esa clase de chico que es bueno para ella, no el que esta lleno de tatuajes y es soez, que tiene un pasado oscuro y todavía esta sumergido en esa penumbra.

"Que pasó con ella?"- me pregunta, no hay que ser un genio para saber de que habla.

"Creo que ya sabes lo que pasó"- le digo.

"Pero no del todo y lo sabes"- dice ella volviendo su mirada a la ventanilla. Dejo salir un gran suspiro y detengo el auto, tomo su barbilla con mi mano y hago que me mire, pero ella baja la mirada.

"Bren mirame"- le digo, y ella hace lo que le pido.

"Algún día te contaré todo, algún día"- le digo y acto seguido capturo sus labios con los míos.

"Bien?"- le pregunto rozando nuestra nariz.

"Esta bien"- dice ella para luego darme un corto y rápido beso.

Continúo conduciendo, y justo cuando estábamos llegando, noto que ella estaba por dormirse, debe estar bien cansada, llevo mi mano a su muslo y hago pequeños círculos.

"Duerme hermosa"- susurro y ella termina de cerrar sus ojos.

En cuanto habíamos llegado a mi departamento, estaciono el auto de Harry y cargo a Brenna en mis brazos, ella se ve tan angelical durmiendo, como puedo abro la puerta y la llevo a mi habitación, la recuesto en la cama cuidadosamente, le quito los zapatos y la tapo con el edredón, me quito la ropa y me tumbo a su lado, se ve tan hermosa y tranquila, me acerco más a ella, la abrazo por la cintura, y me sumerjo en un profundo sueño.

***

Despierto al sentir los besos que Zayn repartía por toda mi cara, confirmo que es él cuándo abro los ojos, estaba prácticamente encima de mí

"Hermosa ya tienes que despertar"- me dice al oído.

"Ya estoy despierta"- susurro, me siento en la cama tallando mis ojos, ahora él está a mi lado, solo en bóxer, y que belleza, no pude evitar quedarme mirando su cuerpo.

"Mi rostro está aquí nena"- dice al mismo tiempo que señala su cara, una sonrisa radiante se desliza por sus labios.

"Hola cariño"- le digo al momento que me paro de la cama y me voy directo al baño.

"Ni siquiera un beso?"- lo escucho decir desde el otro lado de la puerta. Creo que jugaré un poco con él.

"Tampoco me vas a responder?, que he hecho?"- cuestiona, dejo el agua de la ducha correr y evito reírme de él.

"Es enserio Brenna?, estaré abajo"- es lo último que dice, creo que se ha enojado un poco.

Luego de haberme dado un rico baño y cepillar mis dientes salgo del cuarto de baño, voy al guardarropa de Zayn, me pongo uno de sus calzoncillos con una camiseta negra que obviamente me queda grande y bajo a la sala de estar, no veo a Zayn por ninguna parte hasta que entro a la cocina, estaba de espaldas y tenía unos pantalones de chándal puesto, bastante concentrado en lo que hacía en la estufa, me apoyo del umbral y lo observo con detenimiento, de pronto él se da la vuelta y pone dos platos en la mesa, sin siquiera mirarme.

Scape | Z.M ¡Lee esta historia GRATIS!