¡Nueva posibilidad!

122 15 3

Al día siguiente me levanté con una media en la cara, debí tener sueños pesados, normalmente busco con que cubrir mi rostro cuando tengo pesadillas, con eso de que sirve como "protección" y las mantas te hacen invisibles. Hoy llegue a mi salón con un estado de ánimo " no me toques o te mato" y me siento a esperar al profesor, no sin antes saludar a mi amigo Joseph, quien valientemente ya estaba en su silla. Bien por esa.

_¡hola Joe!_ Salude con una sonrisa y sacando el cuaderno de la primer hora de clase.

_hola Tamy, _ respondió mientras leía un libro.

Bien supongo que no me hará conversa, aprovechare estos minutos para dormir un rato antes de que llegue el profesor. Ya estaba coronando, ya incluso estaba soñando, y siento como en mi sueño hermoso con unicornios de 5 cuernos y 3 colas me caigo de uno de ellos y otro con ojos rojos viene lentamente a mi con colmillos filudos. Senti un panico terrible que me hizo gritar interiormente. Charlott me estaba hablando.

_vaya ¿con tu propio amigo? Eso si es salvajismo Jajaja_ se burló Charlott en medio de un susurro irritante a mi oído. Joseph la vio pero valientemente la ignoro.

_Bruja, agradeceria enormemente que no te me aparecieras asi de la nada, y menos si duermo, aunque no es necesario dormir para asustarme contigo..._ terminé de respirar asustada. Después comprendo lo ultimo que me dijo y mi animo cambio radicalmente.

Me paro entonces de mi silla y la agarró del cabello teniéndola controlada.

_¡MIRA!_ baje la voz _Se me acabo la paciencia contigo, ¡dejame en paz! ¡Ya lo lograste ahora dejame en paz!_ Dije silenciosamente amenazante y mirándola con mas odio que nunca.

_idiota, ¡sueltame!_ Dijo con dolor.

Luego la solté y ella se fue, ¡por fin! Joseph se dio cuenta de lo que ocurrió, pero no hizo nada, al parecer hace un esfuerzo grande por olvidar a esta porquería de mujer. Luego me siento victoriosa en mi silla y de pronto llega Elisa una vez más respirando como si llegase de una maratón de atletas profesionales.

_¡Joder! ¡Que rayos me pasa!_ Habló agitada batiendo su camisa deportiva.

_Jajaja que te traes picarona_ Hable sensualmente y acariciando de manera hot su hombro. Se cuanto detesta que le haga así.

_¡callate tarada! Esta vez no.... ¡Oigan chicos! ¡Tengo buenas noticias!_ Agrego con una sonrisa de oreja a oreja mientras se acomodaba más cerca a nosotros y limpiaba su sudor.

_te escucho_ respondió joseph.

_bien, la profesora Lucía de 4 de primaria, necesita que cuidemos a sus polluelos en las ultimas tres horas porque ella tiene nivelación académica y olvido decirle a los padres de los niños._ Terminó de hablar mientras peinaba su cabello en una cola de caballo

_espera ¿y tu de donde conoces a la tal lucia?_ pregunté dudosa.

_porque es la profesora de mi primita ¿no te acuerdas? Es mas, es por ella que llego tarde aqui... Hace unos momentos me contaba ella su dilema._ Continuó.

_Ummm, pero, ¿ella paga? Porque... Necesitamos dinero._ Agrego joseph cerrando su libro y dándole importancia a la platica.

_si, me propuso 20 dolares ya que esta en juego nuestras tres horas de estudio._ Respondió sonriendo y ya mas fresca corporalmente.

_¿oye y eso no es ilegal?_ Pregunté con miedo mordiendo el borrador de un lápiz.

_no, porque no es obligación, y es con permiso de los docentes, además, la paga es voluntaria._ Añadió sacando su cuaderno, un pequeño negocio entre los cuatro.

Por la fiesta de Neón ©Read this story for FREE!