Capítulo I.

5.7K 427 45

Zayn tiene catorce. Él parpadea mucho, juega con sus manos y se queda mirando a sus pies cuando camina para igualar la piscina de calor que habita en su estómago. Sus ojos no se quedan mirando a un lugar por mucho tiempo. Él no habla mucho. Él no es bueno haciendo amistades.

Zayn no es bueno con la gente. Así que cuando una nueva familia se muda al lado, no es extraño que no acompañe a sus padres a darles la bienvenida al vecindario, para hablarles acerca de lo buenos que son los bollos de frambuesa en la panaderia de la esquina y que se mantengan alejados de la vieja antipática de la cuadra o darles consejos de como mirar boquiabiertos a los mausoleos de la ciudad de los grandes poetas antiguos sin parecer turistas. Lo que es una sorpresa sin embargo, es que un miembro particular de la familia le llama la atención. Y en lugar de huir y continuar con el conteo mental de ovejas dentro de su cabeza, él sigue mirando a ese muchacho. Un muchacho joven, de su edad, piensa, o tal vez un poco mayor. Está en la forma en que mueve sus hombros mientras camina y toma todo a su alrededor sin verguenza alguna, este muchacho toma su dulce tiempo. Este muchacho tiene mucha confianza en si mismo y Zayn se le queda mirando con asombro, o quizás, con un poco de envidia.

Zayn tiene catorce y nunca ha tenido un amigo de verdad.

Incluso cuando Zayn hace su mayor esfuerzo para enfocarse en otras cosas o encontrar nuevas cosas para dibujar, él no puede evitar mirar por la ventana, sus ojos trazando lo que él piensa que puede ser una pequeña habitación azul en el otro lado, unido a la casa, a sólo diez metros de distancia. Su temperatura sube cuando él pilla al chico desvestirse, un honesto error de primera vez. Y luego la tercera vez. Así como la séptima vez.

Un honesto error.

Tenia ocho años la primera vez que sucedió. Y es una mierda porque él no sabía lo que estaba pasando, no hubiera sabido que era un gran problema si no hubiera sido por la visita al hospital. Una enfermera le pregunta a su madre acerca de los problemas de salud en el pasado y el rendimiento en la escuela y escuchar como su madre responde:  "Pero nunca ha sucedido antes." Y no entender. No entender cuando los médicos explican que, sí, los niños a esta edad pueden experimetar ataques de pánico, y si bien no es común para ellos, no es tan extraño tampoco.

Después, cuando él salió de la habitación y está a la espera de irse, escucha por casualidad a su madre decir lo preocupada que está acerca de su comportamiento antisocial. Es torpe con otros niños, dice ella. Él no tiene amigos. Me preocupa.

Hasta ese momento, él no tenía idea de que, no saber que decir nunca o morderse el interior de la mejilla para ocupar espacio en la conversación no era normal. Era sólo Zayn.

Different when we kiss - Ziam (Traducido)¡Lee esta historia GRATIS!