24-La Verdad

926 111 49
                                    

Capítulo dedicado a edithproenza ¡Feliz cumpleaños hermosa! ❤️🎉🎈🎊.

Hacienda Montenegro...

Por unos minutos que parecieron inagotables, Victoria y Atilio se mantuvieron la mirada.

-¿Cómo qué un hermano gemelo Atilio?—masculló en medio de una risa temorosa.

El citado desvío la mirada al suelo, para luego ponerse de pie y comenzar a caminar la estancia en pasos agigantados sin importar estar completamente desnudo.

-Sí Victoria...—para ese entonces le daba la espalda—Cuando mi madre dio a luz...le dio vida a dos bebés, dos bebés exactamente iguales. Dionisio y yo.

-¿Y ese otro bebé donde está Atilio?—consultó tragando en seco. Sentía su cuerpo completo temblar, hasta la médula.

-Murió...hace muchos años...en manos del Camaleón—se volteó para mirarla a los ojos, mismos que estaban anegados en lágrimas.

Victoria suspiró profundo como quien se quiere robar todo el aire del lugar. Tragandose en el proceso el nudo que se comenzaba a conformar en su garganta.

-¿Y porque lo mató?—la voz le temblaba.

-Porque cometió un error...un craso error.

-¿Un error cómo?—él suspiró con pesadez. Sabía que había llegado la hora de la verdad.

Tras la mirada indescriptible de la fémina se sentó en la punta de la cama dándole la espalda a esta. Una vez allí se frotó el rostro con las manos y comenzó a hablar sabiendo que iba con las de ganar...o con las de perder.

-Mi padre abandonó a mi madre cuando apenas tenía seis meses de embarazo...fue un duro golpe para ella, y no sólo por la traición de mi padre, sino que también quedó en la pobreza acarreando con dos vidas dentro suyo—sin poder evitarlo la voz se le quebrantó producto de la rabia y la impotencia que le causaba pensar en el sufrimiento de su progenitora—...aún así Victoria...aún sí decidió tenernos.

-La comprendo—murmuró acariciando su vientre.

-Todo era muy fácil cuando aún nos cargaba dentro de la panza porque era ella sola. Pero la historia fue otra cuando dio a luz...los conflictos comenzaron, no había dinero para nada...o nos alimentaba o pagaba la renta de la pequeña casa donde vivíamos.

Victoria sintió pena por tan triste historia y con delicadeza se acercó por detrás y lo abrazó.

-Continúa...—le susurró al oído.

-Los días pasaban y pasaban y ella no veía ayuda por parte de nadie....entonces tuvo que...que ejercer la prostitución—rompió en llanto cual niño chiquito cuando se le es castigado sin su juguete predilecto.

-Tranquilo Atilio—le besa el hombro trasmitiendole de alguna forma sosiego entre tanto horror—Muy admirable la actitud de tu madre...un ejemplo de luchadora innata.

-Sí...sólo que Dionisio y yo no lo vimos así, hasta que murió—minuto de silencio—Nosotros nunca supimos a lo que ella se dedicaba, no, hasta más grandes. Cuando los supimos nos sentimos avergonzados, sin tener en cuenta que todo lo hizo pensando en nosotros, en nuestro bienestar...y un día, maldito día—asevera entre dientes—...un hombre de estos de la alta sociedad nos encontró y al vernos tan chamacos e inocentes nos hizo una propuesta que inmiscuia millones y millones de por medio y claro—rió con ironía—Como siempre tuvimos necesidades a ojos cerrados aceptamos.

The Rivals_A&V (Terminada) Donde viven las historias. Descúbrelo ahora