Capítulo 33 "La personalidad" (Sungmin)

Comenzar desde el principio

-En serio… Puedes estar orgulloso.-continuó.

-¡Kyuhyun!

Se rió de forma malvada y luego se quedó como quieto sin saber qué hacer, pero al momento se acercó y pasó su mano por mi pecho y la bajó hasta mi entrepierna. La asió y empezó a mover la mano. Yo jadeé y busqué su boca. Pero él parecía entretenido mirándome la zona que toqueteaba.

-La cara…la…tengo…aquí…-dije como pude cogiendo su barbilla y alzando su cabeza.

-Pero no quiero mirarte la cara…-sonrió.

-Kyu….

Que fuera así de descarado ahora me ponía más. Antes de llegar al orgasmo le paré. Sabía que lo que venía luego me dolería, así que era mejor reservarme para cuando estuviera en ese momento. Me arrodillé y me dediqué directamente a hacerle una felación. En un momento estaba ya a tono él también. Me encantaba la manera en que me “arañaba” la cabeza cuando le hacía aquello.

Cuando me levanté sus ojos estaban brillantes. Ahora venía la parte difícil… Había mirado en muchos sitios y lo que yo no quería era que mi primera vez fuese con Kyuhyun a mi espalda. Así que me tumbé en la cama, boca arriba y le indiqué que se acercase.

-Coge el bote de mi mochila…-señalé al suelo.

Me hizo caso y trajo el lubricante. Luego se puso un preservativo y volvió a los pies de la cama. Se colocó de rodillas entre mis piernas y yo mismo las subí ambas sobre sus hombros, elevando de ese modo la cadera.

-Ponme un poco del liquido y luego… Bueno, entra despacio.

Podía ver lo nervioso que estaba. Le temblaban las manos. Guió el tubito del bote a mi orificio y noté el frío del gel. Me estremecí y me agarré de las sábanas preparándome para lo que venía. Él parecía concentrado nuevamente en su tarea. Cerré los ojos y apreté los dientes notando como poco a poco iba entrando. Resbalaba hacia dentro pero eso no lo hacía más flexible… Noté la punzada de dolor que me subió por la columna y me tensé, pero recordé lo que había leído, cuanto más tenso más dolía. Era mejor relajarse.

-Te quiero…-susurró él entonces.

Abrí los ojos y le tenía mirándome serio.

-Ahora mismo te quiero más que a nadie…

Sus palabras fueron como mágicas. Relajé mis músculos por completo y creo que debió notarlo ya que sonrió y empujó un poco más. Hice una mueca de dolor y entonces me empezó a tararear una melodía. No es que fuese ninguna canción en concreto o quizá lo era pero su agitada respiración hacía un poco complicado entender cual era. De todos modos su voz me hizo latir más aprisa el corazón. Siempre había creído que la voz de Kyuhyun tenía que ser patrimonio de la humanidad pero ese momento... Esa simple melodía me cautivó más que ninguna otra que hubiese cantado antes. Quizá fue el momento o fue ver que se había puesto a llorar. ¿Lloraba? ¡Dios lloraba! Y yo también.

-Sigue...-dije flojito.

Asintió y empezó a moverse con más ritmo, entrando del todo y retirándose luego. Como el dolor no disminuía, llevé mi mano a mi entrepierna y empecé a masturbarme. Él se dio cuenta y me pidió perdón.

-Yo…No…Puedo…-jadeó.

Era cierto, él necesitaba las manos para controlar mi cadera. Negué con la cabeza y entre el torbellino de sentimientos en mi pecho, el placer que yo mismo me daba y saber que estaba haciendo el amor con mi Kyu…Por fin… El dolor empezó a ser más llevadero hasta llegar a un punto que era mínimo.

Kyuhyun no duró mucho, llegó al orgasmo y volvió a pedirme perdón. Pero esta vez por haber aguantado poco.

-No…pasa nada.-le resté importancia.

El gran paso que habíamos dado era más que suficiente para mí. Ya perfeccionaríamos más adelante. Me bajó las piernas de sus hombros y me quedé estirado. Se quitó el preservativo, apartó mi mano de mi sexo y cuando quise preguntar ya lo estaba lamiendo. Quise apartarle pero no me dejó.

-¡¡Kyuhyun!!-grité notando que me corría.

Se apartó y me observó mientras lo hacía. Entonces mi cuerpo se relajó por completo aunque no mi corazón. Iba a mil por hora.

-Ha sido…-empezó.

-Especial…-respondí- Kyu… Has estado genial…-dije refiriéndome a la canción.

-¿Tan bueno soy en esto del sexo?-inquirió haciéndose el chulo.

-Me refería a la idea de cantarme. Lo otro puede mejorarse.-dejé caer en broma.

-¿Tan malo ha sido?

Sonreí y me acurruqué a su lado.

-¿Cómo que me has…bueno… lamido el…?-inquirí aun alucinado.

-Algún día tenía que ser el primero. ¿No? Creo que una vez estás caliente da igual lo que tengas que hacer.-admitió.

-Eres un pervertido.-le pinché.

-Soy un pervertido con un novio que la tiene muy grande.

-¡Kyu!

-La personalidad. Muy grande su personalidad.-corrigió riéndose.

¿Amor o amistad? Segunda parte. (Super Junior-Yaoi)¡Lee esta historia GRATIS!